De recuerdos, raspones y triciclos

Fotografías por Alex Durán. Casa de Lectura Infantil. Casa Barrientos. Comfenalco Antioquia.

Paredes rayadas, muebles para el cambio, juguetes destrozados, piso manchado, sábanas curtidas, ropa regada, libros deshojados y todo, absolutamente todo, rayado con bolígrafo, como si cada superficie fuera lienzo para el artista infantil: ¡Hay niños en casa!

Y si los hay, no existe el sueño, el buen dormir, en cambio abunda el llanto, la pataleta, el mami, el papi, las sonrisas, los pequeños gritos con risas encantadoras, existe el tetero regado, el abrazo sincero, el besito tierno, el olor a cielo, el pañal manchado, la manito suave, el jurgo de juguetes -malos casi todos-, existe el cielo en la tierra como lo reza el Padrenuestro.

Crece la cría de humano monógamo y se descubre también el desarrollo del hombre. Se musitan palabras, se entienden conceptos, se intenta el reto de caminar en dos. Atrás queda el animal de instintos y se descubre el racional, suma, resta y comienza a decir mentiras, corre, brinca, coge cosas con dos dedos. Descubre las ruedas y se monta en artefacto, pedalea y se descubre independiente. Se moviliza, va a la tienda, se cae y llega raspado. Le echan Mertiolate, menjurje del infierno, le pegan por ahí derecho por botar la devuelta.

Así el hombre va cogiendo callo, cáscara del alma, rencor o recuerdo. Unos crecen y aman la vida, otros se hacen sicarios y la privan. Unos le rezan a María y se persignan, otros llevan el fin del mundo en domingo. Algunos crecerán con padres, otros, al amparo de una soltera. Pero el hombre crecerá, para juntarse con carne y tener camada y dependerá del amor si le llamarán “hijo”, bendición del cielo.

Por el momento chirrean falta el aceite, las ruedas, espantan en el recuerdo. Se ven sombras tenues de una niñez pasada. Se recuerdan pelas, raspones y sonrisas; loncheras, paseos e idas a misa. Saltan las blanquesinas sombras de un pasado propio, fantasmagórico, espectral. Algunos llorarán, otros reirán.

3 comments

  1. Diego Osorio   •  

    Muy buenas las fotos y… Au plaisir de te lire !!

  2. Angela   •  

    Hola Carlos
    Hoy si me toco comentar; tocaste varios puntos sensibles. Los recuerdos de viejos tiempos, esa infancia de calle “un poco mas sana”, de amigos muchos y “gallada”…Ahhh!!! Buenos tiempos.
    Y el de el hogar con hijos, es una delicia, y aunque se reniegue y regañe por el desorden, es rico saber que ahi esta tu familia para disfrutarla; dos fragmenticos: …..”el abrazo sincero, el besito tierno, el OLOR A CIELO”……”existe el cielo en la tierra, como lo reza el padrenuestro”.
    Si definitivamente un calido hogar es como un pedacito del cielo, o como canta Arjona “La sucursal del cielo”
    http://www.youtube.com/watch?v=LirnicsOQe8

    Un gran abrazo para ti y los tuyos. Chau.

  3. Jessica   •  

    Una casa con risas de niños es lo mejor que hay en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>