De veletas y otros vientos

Debo confesar que como Arquitecto he querido, desde siempre, colocar en la parte alta de mis proyectos una veleta, artefacto para muchos inútil y costoso en estos días de GPS.

- Además “¿para qué sirve saber si el viento va para el oriente o para el sur?”, me han respondido mis clientes.

Olvidan ellos que más que indicar la dirección del viento la veleta es una impronta personal, una marca de identidad del dueño y su lugar. Viendo lejanas veletas se habla de un oficio, de las aficiones y gustos del propietario; se sintetiza en alguna manera una referencia de algún incidente más anecdótico que histórico; se puede hablar de blasones y gloriosos abolengos -a veces comprados u otras veces convenientemente ocultados-.

En nuestra clase política, muchos municipios por ejemplo, el país entero estaría mejor si supieran algunos personajes cuál es el Norte, y pudieran trazar en referencia el rumbo que quieren seguir. Calibrar la veleta parece sencillo pero debe suponer algo de lastre (peso en la cola) para que no se acelere y gire calmadamente según el viento y no comience como ciertos alcaldes a girar desesperadamente… hasta salirse de su eje.

Sigo esperando que alguien se anime…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>