El Baúl de los Juguetes – Crónica

A la una…

 

Un niño arrastra un carrito de madera, tirando de una cuerda en plena Alpujarra. En Moravia, Yovany juega con un carro hecho de una lata de gaseosa con ruedas prestadas de algún camión extinto. Yoanina acaricia el viento con una veleta y Dubian le puso tapas a una cajetilla de cigarrillos para hacerla rodar. Juan Diego y Nicolás lanzan bolas a una caja con madrigueras.

 

No puedo dejar de sorprenderme al ver tales juguetes, eclécticos modelos creados de la necesidad de sonreír por horas. Alegres adaptaciones que demuestran ingenio y creatividad. Mientras jueguen, los niños no saben [C1] de pobrezas aunque vivan en ella, no saben de mercados menguados o del devenir de cuentas por pagar. Ellos son ingenio e inocencia, desarrollo y acción, originalidad y pasión.

 

Paralelo a esta clase de juguetes llenos de recursividad y de afanosa necesidad, están los que llenaron nuestra niñez de inmensa alegría, pequeñas realidades impresas en láminas de hojalata, simulaciones fantasiosas de la cocina de mamá, aviones de pila mediana que cambiaban de ruta al primer choque, sirenas ambulantes, juguetes de cuerda. Es que hasta destapar las salchichas enlatadas era todo un juego; insertar la llave en la pestaña y dar cuerda alrededor de la lata para compartir con tu mejor amigo el frío manjar.

 

Es el juguete, es el juego, es la academia temprana de futuros roles, es la socialización de inéditos guiones, de la fantasía, de la creación de inocentes momentos de otra realidad.

 

Es por eso que quiero que los niños vuelvan a jugar carros y se escondan nuevamente a la voz de cien, que quemen la olla y boten el tarro o que hagan zancos con él; que manejen llantas con dos palos de escoba o azoten una llanta de bicicleta, que se vendan más caballitos de madera y se pongan de moda los ula-ula. Que se pinten golosas en la calle y se corran vueltas a Colombia con tapas cargadas de cáscara de naranja. Que regresen mis juguetes viejos, mis juguetes de hojalata.

 

…a las dos…

 

Motivo a niños que cedan tres horas de sus consolas digitales para construir sueños, armar sonrisas, desbaratar aburriciones; para jugar con sus pares, salir de encierros y de picarescos diálogos virtuales. Que pinten de nuevo, que hablen por teléfono con pita de cometa y vasos de Chambourcy (mentiras que esos ya no vienen), que no esperen que llegue agosto para elevar papagayos.

 

Busco cascabeles hechos con tapas de gaseosa para navidad, silenciosas pompas de jabón, muñecas de trapo sin diálogos en sus entrañas, busco expertos en pirinola y en patinetas de balineras.

 

…y a las tres…

 

Deseo meterme en la intimidad de algún desván en busca de tesoros escondidos, esculcar en baúles jubilados y cajones de rebujo, cavar en solares ajenos, en los techos de Santo Domingo, deseo recuperar los míos, comprarlos de nuevo, jugar otra vez. (recibo donaciones…)

 

A veces voy de compras a los Puentes y a los bajos del metro por el Nutibara, con uno que otro alumno a recatear algún juguete de metal, alguna lupa averiada o algún aparato raro. Es así como he recuperado mi viejo View-Master, mis viejos carros, mis sueños botados. Allá vi mi pistola espacial dorada que botaba chispas, mi robot que proyectaba el espacio en la panza, allá el dominó Bicicleta, allá la risa.

 

Anoche soñé que montaba de nuevo en los triciclos de San Diego, que mamá no creía ya en la violencia y dejaba mi independencia pedalear con total libertad, soñé que Diana mi esposa servía aguapanelas frías en pequeñas vajillas de aluminio y de peltre, soñé que reía con el Mago de Oz y el hombre de Hojalata, soñé con Gepetto haciendo mentirosos, anoche soñé despierto.

 

Salí…

16 comments

  1. Sergio   •  

    Me alegra mucho encontrar a alguien con quien compartir los mismos sentimientos. Cuando pequeño, Yo siempre cuidé mucho de mis juguetes, lo que no significó que no los usara e incluso que compartiera el juego con mis amigos del barrio.
    Después de la separación de mis padres vino la mudanza y algunas bolsas fueron a parar a un altillo en la casa de mi abuela materna.
    Hace unos meses, con mi madre ya emferma y uno, a pesar de que ya es un hombre grande, con esa nostalgia de las buenas épocas de la niñez, recordé que habían algunas cosas en lo de la abuela.
    Te puedes imaginar que tremenda alegría al ver que eran unas diez bolsas grandes, repletas de juguetes, las que estaban allí, como esperando en una cápsula del tiempo.
    Además había material impreso, como albumes y revistas.
    Fue como tener a los cuarenta, un enorme regalo de reyes.
    Diga que mi señora también disfruta recordando la niñez y toleró el despliegue que le hice en el estar de casa.
    Un abrazo
    Sergio

  2. mauricio amado   •  

    hola amigos en la nostalgia, yo recuerdo mis juguetes de hojalata marca buffalo y marca juguetes navidad, aqui en bogota he podido conseguir algunos en el mercado de las pulgas, unos en buen estado y otros que me he puesto en la tarea de recuperar y restaurar. fueron mis preferidos en mi niñez en medellin como en bogota.mauricioamado@hotmail.com

    • jorge   •  

      le tengo uno muy escaso

      • Héctor Giraldo   •  

        Buenas tardes Jorge; cual tienes, ¿lo vendes? me interesa. mandame fotos del carrito. Mi correo hgiraldm@hotmail.com
        Gracias.

  3. Edwars Salazar Vasquez   •  

    Hey amigos colombianos, les cuento que hace un año colecciono vehiculos militares a escala, y acá en Lima tenemos nuestro mercado de pulgas también, donde encuentro algunas piezas europeas, americanas y asiaticas, pero oh sorpresa cuando veo jeep polvozo, despintado, sin llantas, ni timon y ni asientos pero que en mi mente lo ponía lindo, era de metal a escala 1:34, pero mi asombro fué que decía hecho en COLOMBIA ¿? no me imaginaba que hacían juguetes tal lindos y con buenos acabados, bueno todo tiempo atras como dicen es mejor, hoy ya lo terminé y quedo preciosos, ya algunos amigos mios saben de mi jeep marca buffalo Colombiano, y claro lo tendré dentro de mi colección, bueno hasta que algún día se los pase a algún nieto que pueda tener, hoy tengo 40 años y tengo 3 niñas pequeñas aún, pero se que algún día me preguntarán la historia del jeep colombiano, un abrazo.

    • Héctor Giraldo   •  

      Buenas tardes Edwars; te comento que en mercado libre perú, vi la semana pasada un camión militar de hojalata marca Buffalo de Colombia, está muy barato $35.000, lo vende el amigo Dante42, lo caro es la traída a Colombia $70.000. Te dejo ese dato por si te interesa.
      Si puedes me envias fotos de tu colección, mandame un correo te comparto mi colección de carritos. hgiraldm@hotmail.com de Medellín Colombia.

  4. juan carlos thoret   •  

    que bueno es recordar esos buenos buenos momentos de nuestra niñes jugando en la calle sin temor alguno yermis, tintin corre corre. rejo quemado y no puede faltar uno.dos tres con los carritos en el anden o pistas hechas con tiza. Ahora me he dedicado a buscar esos carros que tanto deceabamos en navidad a principios de los 80’s y he logrado consegir una buena parte, lastimosamente la mayoria ha tocado restaurarlos.Gracias por este espacio para los grandes que siempre llevamos ese niño adentro y esos bellos recuerdos de infancia que nunca se olvidara .

  5. Pingback: El plástico le quitó el encanto a muchos juegos | Carlos Múnera – Somos iguales

  6. Jorge C.   •  

    Que bueno es recordar… aunque sea en la melancolía. Este artículo me hizo viajar al pasado, recordando las travesuras que de niño hacia, y con ellas los sustos de mi madre cuando le contaban que: “…¡¡¡vi a su hijo que casi lo pisa un carro!!!. Sí, venía bajando en la moto de plástico y volteaba la esquina, cuando se apareció ese carro. Mejor dicho yo no se cómo hizo ese muchachito para esquivar ese carro”…
    Fue el día hasta el que me mandaron la motico “p’al zarzo”.
    Que triste es ver como ha ido desapareciendo esa cultura ancestral que nos inculcaron nuestros viejos, y todo esto debido al desenfrenado consumismo y al deseo de tener siempre los artículos mas novedosos y de última generación.
    Es tiempo de volver a retomar nuestras tradiciones, no dejemos que nuestra cultura se vea opacada por estos objetos que lo único que hacen es disminuir el coeficiente intelectual de nuestra niñez.

  7. diego fernando sedano   •  

    yo si los tengo, triciclos antiguos ,carros de hojalata a pedal, tractor metalico y todos los juguetes que logre ocultar de las sesiones de limpieza en mi casa.
    desearia compartir las fotografias de mis cerros de pedal y triciclos pero no logre pegarlas aqui.

    • jorge   •  

      Mostrame las fotos de triciclos, consegui uno en estos dias para restaurar 3127938786

      • Héctor Giraldo   •  

        Buenas tardes Jorge; se en medellín de un amigo que tiene una buena colección de estos triciclos y bicicletas antigüas. tambien tiene repuestos. Si te interesa, mi correo hgiraldm@hotmail.com
        Héctor. Medellín – Colombia

  8. el duro   •  

    soy coleccioinista de tractomulas y tambien recuerdo esos juguetes llenos de inocencia se me llenan de lagrimas mis ojos porque siempre llevo un nino dentro ahora tengo 31 anos y el tiempo esta pasando mis hijos crecen pero siempre llevare ese nino q nunca se ira ese q halaba un carro de lata y se sentia el nino mas feliz del mundo he hecho mi sueno realidad tengo una coleccion grandisima y es mi orgullo mis hijos me dicen papa tu tienes un corazon de nino

  9. Héctor Gonzalo Duarte Molina   •  

    Estimados amigos los invito a una retrospección al pasado en donde todo es mágico y familiar, por lo menos el más mínimo objetó de la infancia los hará retroceder y fascinarsen recordar que fuimos niños y ellos nos cuentan instantes lindos cada vez que vemos juguetes, vengan y lo comprueban 3144220583 antigüedades el sabueso Bogotá -Colombia

  10. Pedro chacon   •  

    Es lindo recordar todos esos momentos de niñez en los que jugábamos con nuestros amiguitos los juegos tan increíbles que han mencionado. Todas las épocas tienen momentos buenos y juegos que despiertan la creatividad. Si llegaren a necesitar una compañía de envíos de objetos pequeños les recomiendo a http://www.alinstantemudanzas.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>