El chuzo playero

La trampa es aplicarle aceite adobado sobre el pincho, chuzo o brocheta que llaman, y al caer éste sobre la carne y sobre los carbones encendidos, nace la humareda que huele a cielo para carnívoros.

Comienza la gente a mirar para los lados y buscar la línea que lleva el humo y el lugar de su origen, porque las salivares ya están haciendo lo suyo y nos antojaron.

Esa es la trampa para no tener que caminar gritando todo el día sin buena técnica vocal; que para evitar enfermedades o problemas de la voz, el olor hace lo suyo y de mejor manera.

Así es la venta de chuzo o pincho, en calles, carreras, estadios y, como en la foto, en la playa; porque la tarde acaece sobre turistas y bien caería un mecatico a esa hora. Va, pues, inserta, la papa criolla en elección de la pequeña. Va el mejor horno que se pudiera construir: barato, funcional y con significación novedosa después de ser tarro de pegante o de pintura.

Santa Marta.

1 comment

  1. Andres Beltran   •  

    Ya me antojates. (Como dice mi mamá)

    Que rico un chuzo de gato en esa playa tan bacana.

    Me acorde de esos domingos con mi viejo en el estadio y por supuesto el infaltable chuzo de gato.
    Que tiempos aquellos tan bonitos, cuando se podía ir al estadio en familia, sin preocuparse por que unos cuantos desadaptados estaban buscando con quien pelearse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>