El tormento de comer manzana acaramelada

Ahí si que no, hasta ahí llego yo. Yo le como de todo -“de parte muy aseada”-, todo, excepto: manzana acaramelada. No logor dimensionar el grado de empegotamiento al tratar, por ejemplo, de dar la primera mordida a esta fruta con un grueso baño en caramelo rojo endurecido. No. A mí que no me inviten a comer esta carajada. ¡Todo, menos eso! Gracias.

Pa’ los que dicen que salgo mucho: imagen tomada en Yalí, nordeste antioqueño.

1 comment

  1. vanessa   •  

    pues no la puedes comer por que de seguro no tienes dientes!!! o las que as provado no las han preparado como se debe!!! jajja

Responder a vanessa Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>