Empanada, tinto y cigarrillo

Pasa la doña gritando y la fiel cliente estaba esperando el tesoro alimentició de la canasta popular de mimbre. las tengo calienticas, pesuade la otra doña, deme tres, que hoy viene mi hija sin desayunar. Don Rogelio pasa con la greca ambulante y la doña, nuevamente, detiene al caminante y le pide tinto, que en Colombia significa café pequeño. La señora tiene ya, empanada y tinto en las manos y se dispone a masticar la mezcla y la caja de dientes, si es que lo tiene, sería inexcusable que le adjudicáramos un removible sin que fuera al médico especialista.

La empanada no trae mayor relleno por dentro, papa cocida teñida de amarillo y cáscara de la misma papa, para que se crea que es carne y así cobrar algunos centavos más. El tinto, tampoco es mayor solución, ya que las partículas de café suspendidas en el agua son pocas y el café no tuvo las mejores prácticas de cultivo y de cosecha. Pero hay guargüeros y panzas que hacen de “tripas corazón”.

La mañana transcurre y el buche se queja de lo ingerido, pero hay humanos que a eso no ponen atención, ya le dieron algo pa’ que funcione y que espere pa’ más tarde a ver con qué se le puede completar. Vida no es vida, puede pensar la “seño”, si no le metemos el cierre al desayuno, que con un cigarrillo hacemos del día algo llevadero mientras llega el “nombrededios”, es decir, la primera venta.

Ahí nos vamos yendo mientras se asoma la Parca. Los días son lentos y hay que ayudarle a encontrar su camino. Ahí se queda masticando recuerdos, pasado, empanada, tinto y cigarrillo. Si va a llevar camándulas, vea, vea esta tan bonita, y hoy que viene el padre puede decirle que se la bendiga.

1 comment

  1. Alberto Mejía Vélez   •  

    Dele ‘puai’ mijo, ¿m’ oye? El desayunito, es la comida más importante, según dicen los que sabe de nutrición. A eso de las ocho de la mañana, el estómago, que tiene su reloj incorporado, pide que le calmen la fatiga. ‘Antós’, para no entrar a ‘cavilosiar’ con él, es bueno comprar la empanada vaticana –solo papa-, que al primer mordisco, derrama por los dedos y los brazos el liquido corredizo y brillante de aceite. Cómo no se puede mascar y tragar, sin pasar con algún sorbo, nada mejor que echarse a la boca un tinto. ¿’Oítes’, por qué no venden chocolate? Razón ‘tenerán’. Al pequeño ‘comistraje’, para saborearlo, es bueno encender el cigarrillo y echar bocanadas de humo al aire con el fin de contaminarlo y poner a padecer de cáncer a cuanto ‘culichupao’ pase por ahí. ‘Manque’ sea boquifruncido con las mandíbulas también se ruñe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>