En la salud y en la enfermedad hasta que la vida los una

Jacobo iba a escribir esta columna, pero se encuentra compungido porque un amigo suyo se salió de la piel que lo atajaba. Don Pedro Henao, vecino nuestro y primo del alcalde de Medellín, Alonso Salazar (@alonsosalazar), murió esta mañana con la mejor partida que uno puede tener: dormido, reposado en cama al lado de su esposa, cobijado, jubilado y tranquilo.

Una imagen se me repite constantemente, la de Jacobo y Don Pedro saludándose y tomándose de la mano separados por la reja de la casa, el primero, con unas manos pequeñas, carentes de arrugas; el segundo, con unas manos manchadas por el sol, más ancianas, ambas inocentes. Las primeras, son inocentes porque no conocen maldad; las segundas, porque la vejez se encargó de inclinar la balanza hacia el bien, después de haber lavado sus pecados.

Cuando Jacobo entraba al edificio, saludaba a Don Pedro que, por una afección de un derrame o una trombosis, tenía algunas discapacidades, además de un marcapasos que procuraba la vida de éste, a quien llamo “Don” porque se lo merece. Se saludaban, el uno dentro de la casa, el otro desde el patio, unidos por sus manos, en la  incapacidad de ambos para hablar y expresar palabra clara. Pero eran amigos y se entendían. El uno venía de la Gloria, el otro estaba cercano a ella.

Juntos, Don Pedro y Doña Victoria Aristizábal, esposa y quien estuvo admirable en la salud y en la enfermedad, le regalaron en el primer cumpleaños de Jacobo, un bastón de juguete que alumbra; con éste, mi hijo jugaba imitando el caminar de Don Pedro, quien reía al ver la pilatuna de su amigo. Don Pedro, su alma salió del cuerpo a la trascendencia del conocimiento, yo no creo en muertes, siempre recordaré cómo ambos sin poder musitar palabras, se hablaban con el corazón, con la mente y con la mirada.

Lo extrañamos: Diana, Jacobo y Carlos Mario.

2 comments

  1. Dora   •  

    Jacobo,para ti y tus padres mi mas sentido pesame por la muerte de tu gran amigo.Los seres humanos mueren solo cuando en nuestros corazones se pierde su recuerdo. Un abrazote grandeeee.

  2. Flor de Lis   •  

    Y a proposito de rostros, el rostro de Don Pedro nos regala la paz que solo tienen los que ya son sabios. Bien por ti Jacobo que compartiste con Don Pedro el final de una etapa y el comienzo de otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>