Hago lo que me viene en gana

Impávido, sereno, teñido por el tiempo, y por un calor amigo que emana de un sol ardiente. No bebo aguardiente pero también se me sale el indio. El mundo pasa lento en mi sentar. Estas gafas que te producen risa me las regaló la nieta, de cuya jeta salen sólo palabras inocentes.

No le tengo miedo al Coco, ni al resto de maricadas que mi madre me contó. Pisé a pie limpio toda mi adolescencia y en ella misma me fume varios tabacos sin permiso. Fui rebelde, fui pelón, mil mujeres tuve en mi corazón.

No pienso nada particular, ya no juzgo y poco hago desde aquí. Me río de tu propio afán pues yo ya encontré lo que tú tanto buscas. Te veo aletear, ir al Metro y salir de él, llevar tus paquetes en manos enredadas, te veo contar devueltas, entrar y salir en un devenir interminable. Y yo sin afanes.

Encontré lo que tanto buscas, encontré que moriré mañana y de nada valdrá el afán por encontrar la muerte. Por eso hoy vivo lento, busco la sombra, busco mi aposento, abrazo a los míos, les doy un beso. Lo que me viene en gana como, chicharrón de 19 patas y si quiero fumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>