Hay zapatos, como máscaras

Parecemos tan diferentes, pero somos tan iguales. Parecemos individuos, pero tan solo somos una parte del todo, sinécdoque social, humana, ancestral, espacial, universal. Los zapatos son solo un símbolo de la personalidad (máscara). Unos zapatos, “elevan”; otros “imponen”; hay calzados que ternurizan, otros que “protegen”. Hay zapatos que ocultan; hay zapatos que dejan ver y otros que dejan ver como quien se vende a sí mismo. Hay zapatos que dan alegría; otros que evitan la expresión de emociones. Hay zapatos de fácil calzado y otros de complejo amarre.

Hay seres que calzan zapatos que no son suyos o que no reflejan lo que son; son zapatos distractores que hacen ver al otro como “pobre” cuando tal cosa no es verdad. Esa persona necesita asesoría en calzado y quién le diga que debe andar descalzo, a pie limpio, aunque tal cosa es imposible cuando uno anda des-calzo, pues, las madres y cuidadoras deberían regañar diciendo: “No ande a pie sucio”; es más, no deberían pronunciar tal cosa, pues, no hay mayor libertad que la de andar descalzo, a pie limpio o a pie sucio.

En fin, lo que ve uno cuando se sale a vitrinear…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>