La camada de Irene

 

Cinco pelaos tiene esta mujer, que no conoció de cauchos ni televisores. Cinco bendiciones que como maná del cielo, fueron apareciendo en el buche inflado de esta mujer morena. ¿Morena? Sí señor, ¡Pa que vea! / El mismo Honorio no se la cree. Trigueño él, casado con mulata bella, que sus hijos salgan más blancos que los dos. Y qué va a ser infidelidad si él mismo los vio salir de la panza negra de su amada.

De izquierda a derecha:

Honorio, como el papá: Fue el primero en salir, casi de manera independiente. Ni se sintió, le cuento pues. De él, nada qué decir, juicioso, ordenado y limpio, controla sus esfínteres. Honor a su nombre y a su padre. Primogénito bendecido.

Turmequé: Bautizado así en honor al juego que tanto goza Honorio, en las noches allá en la cancha del barrio: el Turmequé o tejo que llaman. No le para ningún chiro en el cuerpo, no soporta ropa y posa y reposa como vino al mundo. No le conocen antecesor a sus azules ojos. Se mete a la boca cuanta carajada vea por ahí. Cochinito más bien.

Berenice: La segunda en mostrar su canto. Dicen que es parecida a Irene en su carácter. Si algo no le gusta, si se demoran con su teterito, si nadie le para bolas; sencillamente se hace popó, así, sin ton ni son, sin más ni más.

Tuquia: Consecuente con su nombre, come hasta el hartazgo y así mismo va manchando pañales. Lo que sí tiene Tuquia es que no llora… ni se siente, le digo. Al parecer Tuquia salió muda o por lo menos eso dijo Berta la partera, esa a quien llaman Mochilanga.

Coroncoro: Realmente se llama José, pero de noble no tiene nada. Fue el último en salir. Es la plaga de la camada. Llora sin descanso y cuando descansa es pa pegarle a sus hermanitos. Ensucia pañales a cada descuido, todo lo coge, todo lo daña. Ese culicagao es de los que en vez de decir pá o má en su primer balbuceo, es de los que va a decir “paputa” y vaya sepa usted a quién le escuchó la palabrita. Imagínese pues.

Venta de “traídos” (regalos para el 24 de diciembre) en Maturín, bajos de la línea B del Metro. Ventas temporales, autorizadas por la Alcaldía de Medellín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>