La ponchera de aluminio

Detenerse y hablar de lo que es cotidiano le parece raro algunos, pero cuando sean 50, 80 o 100, los años transcurridos, docentes, investigadores y analistas de carajadas se detendrán a pensar en el objeto que define al hombre y que habla de un estadio en el tiempo. Pasados tantos años, el objeto se antojará exquisito al análisis y es por ello que me apresuro a tomarle fotos a la vida común, corriente del estrato medio y bajo, donde abunda la recursividad y el diseño propio.

De la ponchera de aluminio, objeto casi en extinción, podemos enumerar múltiples usos, entre ellos, la utilidad para poner a remojar cucos, camisillas y demás ropa blanca, en agua con hipoclorito o límpido que algunos llaman. También tenía la capacidad de albergar al desnudo bebé en la hora del baño. Muy útil era para mezclar allí, el cemento que servía para alguna pequeña reforma.

Si la ponchera se dañaba o algún roto indeseable la adornaba, se parchaba con materiales propios para el oficio o se llevaba al cerrajero, quien le metía soldadura al asunto. Esta costumbre de parchar permaneció hasta los inicios del plástico, donde señoras cosían literalmente la rajadura con aguja capotera calentada al fuego para abrir los ‘puntos’ por donde pasaría el cáñamo que uniría las partes… ¡Doña Juana, le están hablando…!

¿Cómo era la ponchera de tu casa? ¿Qué hacían en ella? PARTICIPA…

1 comment

  1. Carmenza   •  

    Por supuesto que era para hacer natilla. Ahora viviendo en USA, consegui una y como nunca la usaba, un dia mi esposo puso una planta en ella asi que hasta de matera ha servido pues la planta esta muy bonita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>