La silla y el hombre

Sé que el tema de la silla es un tema adecuado para diseñadores industriales y poco para los gráficos, pero por lecturas, sé de todo el tema que se esconde en este artificio. La silla que conocemos como Rimax, es un verdadero producto industrial, económico, al alcance de muchos, apilable, durable. Y digo que es verdadero producto industrial, porque es un diseño pensado al común de las gentes, es diseño para muchedumbres y no para élites.

El diseño industrial no se creó para responder a egos, sino, para solucionar o cubrir necesidades a muchos, con precios accequibles, con una buena forma y lógicamente con utilidad, es decir, que tenga los aspectos: producción, función y comunicación, en favor de las gentes.

Las empresas fabricantes no pueden darle gusto a necesidades particulares, si ello no es rentable económicamente, por ello, el señor de la imagen, de oficio, mecánico, ha cercenado las cuatro patas de esta silla, proponiendo un modelo de silla donde puede descansar sus piernas de mejor forma, sobre todo, en largas jornadas de espera.

Ahí está, pues, este mecánico a la espera de pinchado alguno, que llevando largo tiempo de empujar su cacharro, encuentre este oasis en medio del desierto, de asfalto y de cemento. ¡Viva el diseño!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>