Las comitivas de barrio

La cofradía concertaba la hora de encuentro y las responsabilidades particulares para realizar uno de los rituales juveniles de otrora: LAS COMITIVAS. No se trataba de comités con encargos, sino de los encuentros entre amigos (niños) para ‘cocinar’ -fritar-, elementos que nuestras mamás nos permitían aportar, o del ñervo de carne que lográbamos robar del mercado familiar.

Las comitivas eran organizadas entre todos, donde cada uno se comprometía a donar una variedad de alimentos que harían de aquella fritanga, un juego interesante. PAPAS. En ello consistía el aporte en el que todos coincidíamos, tanto por que era lo único que la matrona autorizaba, tanto porque no sabíamos cocinar otro alimento.

¿CARNE? jajajajja, eso era artículo de lujo, no era permitido, las mamás no lo consentían. ¡Usted cree quesque a mí me la regalan o qué?, era la pregunta retórica que se elevaba por entre los demás ruidos de la casa. Las comitivas, entonces, se convertían en la fritanga de papas mal peladas, mal cortadas, mal tajadas y, por supuesto, bañadas en manteca hasta más no poder.

Dichoso @juansems, twitero de mi lista, que tenía la posibilidad de fritar salchichas. Aunque al respeto él aclara: “ jajajajajaja… eran dos salchichas para 10 niños de ocho años en proceso de crecimiento y un obeso. (yo)”.

¡Ay, qué pecao los niños de hoy! Puro centro comercial, video juegos, chat y nada de CALLE.

Y VOS ¿IBAS A COMITIVAS? ¿QUÉ FRITABAN? ¿QUÉ RECUERDO TENÉS?

9 comments

  1. JuanSe   •  

    jajajajajajajaja… uy, gracias por la mención, ya seré más famoso… me divertí mucho, primero que todo, recordando que una comitiva de diplomático no tenía nada y segundo, recordando que le echaba a ella… y sí… no era aceite, sino manteca “chanchito” la que uno le echaba a dicho intento de comida juvenil y donde por la inexperiencia en el arte de fritar, todo quedaba casi crudo, no doraba y despues de tres horas fritando, cuando mamá salía a regañarnos, comíamos papas frías, porque no se podía servir uno por uno, sino todo al tiempo.

    un abrazo

  2. GloriaE   •  

    JAJAJA Nosotros hacíamos papitas fritas o tajadas de maduro. Recuerdo mucho una temporada de sábados que nos dejaban solas en casa a mi hermanita y a mi y armábamos un fogoncito de leña (mojada con petróleo), calentábamos arepa y hasta hacíamos sopa maggi!!
    Gracias Mune por hacerme recordar.
    Abrazo.

  3. Diana   •  

    Yo solo tengo un recuerdo de una comitiva y después de eso nunca quise volver a ninguna… En el barrio donde vivia al finalizar la cuadra (cerrada) quedaba un solar, y entre todos los niños prendimos fogón para hacer tal comitiva, y cada uno ponía lo que la mama le diera, todo iba muy bien hasta que a uno de los niños le dieron ganas de orinar y no encontro otro sanitario que la paila donde fritaban las cosas, no se si alguien se lo comio, pero esa no fui yo. jajajaja….

  4. Andres Beltran   •  

    A ustedes siquiera les toco leña, a mi me toco a punta de hojas de periódico y a escondidas por que no dejaban prender candela, ya sabrán como quedaba todo de bien frito. Haaa… esas papas semicrudas y sebosas como sabían de rico, mas ricas todavía si uno se las comia con las manos bien untadas de hollín de la paila y el mugre de papa.

  5. Adri   •  

    Que buenos recuerdos! Las papas fritas negras (de lo quemadas) eran un manjar completo…y carne??? No la conocimos. Depronto como menciona Carlos, cualquier “ñervito” que uno sacaba a escondidas de la casa.

  6. juankacelis   •  

    Uffff,a mi si me toco la epoca dorada d las comitivas,8 o 9 arroz duro,papitas saladas,y el rey:tajadas de maduro!!!y de vez en cuando moresco,y de napa,panela con choclate luker robado.despues la pela,por el olor a lena,los unicos bluyins rotos o quemados,eso si ,me quedaba con la manteca.punto aparte,son los gorditos de empella con arepa,mejor dicho que avalancha de recuerdos,y lastima que se haya todo perdido….muchas gracias por hacernos vivir de nuevo..saludes de un paisa viviendo en el desierto de california!

  7. Carmenza   •  

    Ha! lo unico que era de verdad era el arroz y si es cierto que nos quedaba duro de todos modos sabia delicioso; el pedazo de carne que usabamos eran hojas de los arbustos crotons, y los spaguettis tambien eran crotons (por supuesto que no comiamos sino arroz. La abundancia de estos arbustos en el vecindario nos daba para imaginarnos los alimentos. Nunca olvido esas comitivas tan maravillosas.

  8. ColoresMari   •  

    Ahorita recordé una de los situaciones más contentas de la vida: Hacer por la tardecita “comitiva” detrás de la casa del tío Toño en la finca de Palermo, ahí debajo del palo de mangos. Fritábamos papitas que seguramente quedaban crudas; hacíamos huevos revueltos, de los que habían puesto las gallinas por la mañana; Rosa nos daba Tang o Moresco, y bueno, no me acuerdo de lo demás. Lo único que se es que eran días deliciosos, tranquilidad y felicidad.

  9. irene   •  

    ahhhhhh, siiii años maravillosos… y sabenn… deberiamos enseñarles a nuestros hijos estos juegos, que de verdad hicieron que disfrutaramos de nuestra infancia, no permitamos que ellos se vuelvan esclavos de la tecnologia… RECUERDOS MARAVILLOSOS…jajajajaj

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>