Levanta a los que viven en el suelo

Confieso que no me gusta el fútbol, o mejor dicho, no me gusta el fútbol profesional. Todos los días quiero sintonizar alguna emisora del A.M. y lo único que localizo son alegatos y discusiones que no llegan a nada. Camino por ahí, y la gente discute las jugadas equivocadas de otros que trabajan en una manga con tribunas. Los lunes me entero de cuántos asesinatos, accidentes y peleas se dieron por el partido inmediatamente anterior. Familias que se odian, padres que discuten con sus hijos; ¿todo ello por una pasión errónea por lo que corresponde al trabajo de otros?

En el único fútbol que creo es el de los barrios, picaítos esos improvisados en tardes domingueras, con arquerías de ladrillo y balones baratos. Con limonada al final del espectáculo o leche con rollo para compensar.

Imagen del Señor “lastimosamente” caído. Plaza Minorista de Medellín. A mi me gusta es el Señor victorioso, vivo y sonriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>