Los niños: sabios y maestros de piel suave

Los niños hablan y muchos adultos no les escuchan creyendo que son seres inferiores. Muchos niños hablan y no son escuchados porque hay adultos que creen que lo que hablan son delicadezas que no vale la pena prestar atención. Los niños hablan, y muchas veces quedan frustrados porque hay adultos que ni voltean a mirar.

Los niños son maestros, vienen con la pureza del “otro lado”; vienen con la limpieza del mundo original. Hablan sabiduría y solo preguntan para entender el nuevo mundo que se les presenta. Los niños, son niños en lenguaje pero son seres sin edad, almas inmortales, almas con una historia que olvidaron al ser bautizados por la sangra del útero de la mujer.

Los niños son grandes, los pequeños somos los adultos; nos vamos encojiendo al pasar de los pies por la línea del tiempo.

Cinco cosas para disfrutar de un niño:

  1. Su manera de percibir lo desconocido.
  2. Sus preguntas.
  3. Sus carcajadas.
  4. Sus dibujos.
  5. Su piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>