Mi sentir, mi mirar, mi propio álbum: Jacobo

A Jacobo ya le picó la inquietud por “jugar” con la cámara, así que hemos dispuesto una compacta para él, para que tome, sin límites, las fotos que quiera sin guía alguna y sin direccionar su mirar, para sorprendernos en qué mira un niño de tres años.

Les dejo estas tres fotos que tomó en el municipio de Filandia, Quindío; fotos para mí hermosas. La primera y la segunda me impactan por el encuadre y la fuerza del muro inferior que tiene la primera, y la hormiga capturada en la segunda, al acercarse a una placa de mármol. La tercera me causa gracia por capturar el ejercicio de tomar fotos. Hermosas las tres.

4 comments

  1. Dora Galeano   •  

    Sin comentarios, de tal palo,tal astilla, super!

  2. Yuliana Betancur Cuartas   •  

    Que emocionante este ejercicio, ya quiero conocer más fotos hechas por Jacobo. Un abrazo

  3. Alberto Mejía Vélez   •  

    ‘Manque parezca’ raro en manos de un niño una cámara de fotografía, es más, las hermosas fotos logradas. Ese ‘piernipeludo’ va formando un futuro ‘respetible’. Enantes eso era imposible, ‘contrimás’ que los aparatejos no lo poseían sino los ricos y los padres nos manifestaban que eso eran inguandas de vustedes ¿para qué máquinas de retratar?

    La última foto me hace recordar a Luis Lalinde Botero al hablar del carriel: “Escaparate portátil o closet de cuero”, cuando era normalito, pero éste, necesita cirineo.

  4. Marle   •  

    Espectaculares…. queda contratado… me llama la atención que Jacobo ve con detalle lo que para los adultos es simple y llano, te amo tu pita marle.!!!! Increíble!!!

Responder a Marle Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>