El Caremula

Qué cuentos de súper heroes, qué cuentos de valientes y villanos… ésta que ven, es una buena máscara para el día de los disfraces. El Caremula, una máscara que habla de nuestra riqueza de burros y pollinos. Como este, deberían entonces haber caretas para disfrazarse de: perro criollo, gallinazo de quebrada, caballo escuálido carretillero, entre otros. Deberiamos disfrazarnos de vendedor de mazamorra pilada, aguacatero, señor que arregla la olla a presión o afilador de cuchillos; pero qué va, aquí nos da pena todo eso, aquí nos gusta es extranjero.

Disfraz con publicidad gratuita

Cuando la vi, perseguí a la mamá para que me autorizara tomarle estas “vistas” a la muchachita. Recursivo y jocoso disfraz el 31 de octubre en carabobo.

Lo que me impacta es cuánta publicidad gratuita se le hace a los hipermercados Éxito, incluso los barrios de nuestra ciudad se turnan para hacerle posicionamiento de marca gratuito. Por ejemplo, en mi barrio se le hace publicidad gratuita los miércoles y los sábados que pasa la “basura” ya que los desechos de las casas salen empacados en las bolsas de este almacén; al punto de que este almacén se encuentra empacando los mercados en bolsas de rápida desomposición.

Ese es otro cuento, cuando pasa el camión trasportador de la basura, ahí mismo comienzan los gritos: “Beto, rápido, la basura, está en la esquina. / ¡Veh, por qué no manda a Yolanda, siempre me toca a mí! / ¡Eh pues, tan ocupado el niño, todavía va perdiendo tres materias y ahora se ranchó pues a no hacer nada en casa, eh! / Rapidito pues, saque los papeles del baño / Ah, siempre a mí.

Pero lo gracioso es que al carro trasportador, le decimos simplemente “La basura”. Corré que ahí viene la basura. En fin. Un consejito: Cuando vamos a la tienda, por favor, pida que no le den bolsa. Llévese sus cositas en la mano o vaya con talego e tela. Entre menos bolsas mejor.

La democracia del color en los mercados del mundo

Tenemos la segunda parte de la colaboración especial de Eliana Vásquez Osorio desde Rotterdam en Holanda. Sus fotos corresponden a tres ciudades. Ponga el cursor encima de la foto para que identifique la ciudad a la que corresponde. Para ampliarlas, dé click sobre la imagen:

- Bakhtapur.  Es una ciudad pequeña cerca de Kathmandú (la capital de Nepal).  Hace muchísimo tiempo habían 3 reinos en el area: Kathmandú, Bakhtapur y Patan.  Cada ciudad tiene su castillo y sus templos.  Es realmente interesante e impresionante caminar por esas ciudades).  Pero bueno, estas fotos no son del mercado principal (la verdad es que no se si hay tal mercado), son fotos de “tiendas” en una de las calles principales.  Me encanta como las mujeres se visten!  es todo un arcoiris en las calles.  :)

- Barcelona. Son fotos del mercado de la Boquería, frente a la Rambla.  Esa parte de la ciudad es muy turística, pero el mercado creo que es original. Venden pescados, frutas, granos, nueces, vegetales, etc…   Cuando estábamos de paseo nos encontramos con productos de Colombia, y fue cheverísimo! :)   El tarrito rojo, milo, chocolisto, seba-seba, areparina (?), bocadillos y galletas de soda… :)  Claro que es de esperarse, pues la comunidad colombiana en España es grande, pero de todas formas fue una sorpresa muy rica.

- Nyons.  Es una ciudad pequeñita mas o menos al sur de Francia que huele a Lavanda en verano. Cuando es día de mercado empiezan bien temprano, y el mercado puede ocupar buena parte de la ciudad. En verano el mercado se llena de artistas, gente cantando, tocando instrumentos y todo esto.  En otoño o invierno el mercado es mas pequeño y menos animado, pero aún así vale la pena madrugar! En esa parte de Francia producen y comercian jabones, hechos artesanalmente

 

 Ya hay más fotos en el blog de mi amiga Patricia, Me cansé de trabajar…

Sinécdoque de un paro

La huella del paso del hombre que se manifiesta y hace oir su voz. La mancha que revela, huella que grita, símbolo de lucha. Del que sabe que somos sociedad y no sólo individuos, del que sabe que hay que fortalecer la autoestima nacional, del que sabe que hay que participar, votar y gritar cuando se debe.

Es el sudor juvenil en la marcha, es la sabiduría del más adulto, todos con su ímpetu presto para la marcha. / Imágenes de la marcha en el paro nacional del 23 de octubre, avenida San Juan Medellín.

Para este post (entrada o publicación) recomiendo dos cosas:

  • El video blog Pura Cybershot, de Juan David Escobar, con imágenes de la marcha
  • De William Ospina, su libro ensayo ¿Dónde está la franja amarilla?

Huella de explosión de papa bomba

guante de látex, anhelo de paz

Amor por Medellín

Hoy me van a perdonar romper la línea urbana de mi blog, que por lo general, muestra lo bello de lo que se cree feo, para exaltar y dar un grito de alegría por la nueva campaña de la Fundación Amor por Medellín, con la que crecimos los que no tuvimos las enseñanzas de Carreño.

Su famoso himno lo cantamos en las marchas de entrenamiento, los que prestamos servicio militar en Puerto Berrío.  Su estribillo se nos quedó pegado para siempre, y siempre extrañé los comerciales y su sonido en radio. Ya era hora de salir de nuevo a la luz pública y poner a sonar ese nemotécnico himno que de manera casi subliminal nos ponía juiciosos a todos con la ciudad. Esperemos que sea el comienzo del brillo a este Pocillo de Plata que anda últimamente bastante cochinita.

Aquí les dejo una colección de fotos tomadas en el Festival de Orquídeas, Pájaros y Flores en el marco de la Feria de las Flores 2008. Que las disfruten. Si les dan click a la foto, abre independiente, pero para verla en su tamaño original, den otro click. / Fotos sin retocar.

Con coros de alabanza se alimentan algunos

Por qué no están rascando la tierra con sus negras uñas que rescatan papas de la tierra, por qué las matas de cebolla no volvieron a pelechar. Se secó el papayo que crecía atrás, en el solar, donde la vieja Araminta botaba las cáscaras de plátano y el afrecho del maíz.

Por qué los marranos cogieron camino al monte, vestidos de costillas como perros ambulantes. La gallina no volvió a trepar el limón porque seco está y su sombra se extinguió. Ya no huele a leña que olía tan bueno, que me hacía sentir de verdad en el campo, que me daba la bienvenida y la despedida con su fragancia inserta en mis ropas.

Ya no se monta la olla cuando llega la visita de la ciudad, ya no se pone a secar la carne y a madurar los bananos en el garabato encima del fogón de leña donde siempre humea una aguapanela. La máquina de moler entró en sindicato y en paro definitivo después.

Ya pocos quedan en el campo desde 1948. Y la ciudad nunca será su territorio. POr eso hacen de su barrio una cantina y de sus tiendas, mercado de pueblo. Imagen de una familia, cantando coros pentecostales para el sostenimiento de la misma. Carabobo.

Una mirada de verde descanso

Es esto lo que me gano por sentarme en una banca a descansar.
Es esto lo que me gano por mirar hacia el cielo oculto por una sombrilla verde.
Es esto lo que me gané por no ver el cielo… ver la sombrilla que me cubría.
Este es el cielo que ví ese día que detuve mi caminar para descansar un poco.
Ese día mis ojos se tornaron de un verde que ingresó por el nervio central y se caló en cada una de las venas cercanas y entró ese verde en mi estómago y subió a mis pulmones no sé cómo, tapó mis calzas y se fue, así no más… pero quedé como relajado y contento, como quien se gana un quintico. Seguí feliz.

Rostros de corrupción se destapan en Colombia

A mi me parece bien lo que está ocurriendo en Colombia: confesiones, destapes, ollas podridas que no solo huelen, sino que ya se destapan. A mi me parece sano lo que ocurre en el país: se descubren los miti mitis, se señalan a los corruptos, se le ven las entrañas mal olorosas del sistema económico-digestivo de Colombia.

A mi me parece sano, porque ningún buen comienzo inicia, sin que se sane la podredumbre de un organismo. Los países europeos que iniciaron las guerras y que son un hito imborrable de muerte y destrucción, han tenido que comenzar de nuevo como lo registra el Dadá de principios de siglo 20.

Colombia no puede comenzar de nuevo mientras no toque fondo, mientras escondamos la basurita debajo de la alfombra. Que salgan las alimañas, las plagas y telarañas, que salgan los olores, la podredumbre y la corrupción; que mientras no salga la verdad, no sepamos quiénes somos y tengamos baja autoestima nacional, no seremos nación floreciente.

Imagen de máscaras de venta en almacén de cacharrerías en pasaje peatonal Carabobo.

En Carabobo ya se disfrazaron

Mi padre insistió con sus dádivas, que yo amara el fútbol y varias fueron las mudas completas que me regaló con la estampa del Nacional, (equipo que yo decía, era hincha). No lo logró. Sólo me gusta el fútbol de barrio, pero ni lo juego.

Mi padre insistió con sus dádivas, que yo fuera guitarrista y varias fueron las guitarras, en madera, de las buenas que él me regaló. Por años quedaron colgadas en la pared dejando un fantasma de mugre alrededor con forma de guitarra.

Mis únicos insipientes intentos con la guitarra eran en horas de la noche, cuando mamá regresaba de su trabajo. Ya en la cama, mi mamá me pedía que le tocara algún nuevo tema, “composición del niño”. – Las mamás son únicas y malas evaluadoras también -. Yo rascaba entonces esa guitarra, tañendo composiciones inmediatas y surrealistas, mamá entonces sonreía y aprobaba la nueva canción. Ya dormida ella, yo detenía mis manos prodigiosas “según ella” para descansar de esa primera opus y mamá despertaba para pedirme que no me detuviera, que siguiera que así se quedaba dormida… y así dormía ella, bajo las arrulladoras notas de mi guitarra, y decía además que yo tocaba muy bien… ¡Ah mentirosas que son todas!

Imágenes tomadas en Carabobo

Fractal celeste

Cómo no parar mi marcha en Carabobo, cómo no detenerme y ver la matemática en vivo y en tecnicolor, cómo no dejarme conquistar por las venas del cielo, cómo no parar un momentico pa que digan “qué loco este que mira pa rriba”.

Este es el regalo que me dió un pequeño arbusto en época de desapego para con sus hojas. Es la belleza de la escasez, de la renuncia, de la sobriedad.

Tan pinchao este…

Ya se acerca el 31 de octubre, día de disfraces, de sacrificios paganos, de dulces mundanos. Pero se acerca, no porque lo vea en el calendario, sino, porque las camaleónicas vitrinas de Carabobo han mudado su piel comercial y se han disfrazado para el 31. Los voceadores que animan a los caminantes a parar y a comprar, posan con caretas narizonas y dientes de caries; los que venden el Vaivén de moda, posan ácidas pelucas ochenteras; las persianas de los locales exhiben máscaras de horrorosas pieles.

Así es Carabobo, mudando de piel en cada temporada. Hoy será Noche de brujas (aunque brujas hay diarias), ya llegará pronto navidad, para luego sacar de la bodega las loncheras y así en un devenir de ventas y carajadas, de color y de belleza. Y espere prontamente los Días del Centro.

Pal cielo o pal infierno, usted decide

Qué lástima que a la gente la tiene que atropellar un carro y quebrarse hasta el último calambombo para hacer caso de estas campañas preventivas que lo único que pretenden, es que la gente cumpla con unas mínimas normas de convivencia y de tolerancia. Cada uno tiene su tiempo: tiempo para los carros, tiempo para los peatones. Es mejor esperar poquito y caminar tranquilo, sin surfear entre carros y motos. Usted verá… si quiere que se lo lleve el Chucho. ¿Chucho? acaso el diablo también se llama Jesús?

Carrera Carabobo, Edificio Carré.

Familia que se baña unida…

– Nachaaaa, salga pues mijaaaa, ¿se va quedar todo el día bañándose?
* Venaesta pues. Entoes levántese primero, ehh
– Sí, pero siempre se gasta toda elagua caliente, qué piedra
* Ah, usted no es la que tiene que ir a trabajar
/ Nacha mija, no se demore que Kelly también tiene que ir a cer fila al Seguro a pedirme cita
– Nachaa, salga pues, si ya no se juagó demalas

Imagen tomada a la entrada de almacén en la carrera peatonal Carabobo.

El que fiaba se murió, saludes le dejó

Hoy no fío mañana sí.

 

El que fía no está aquí: Salió a cobrar.

 

El que fiaba se murió, saludes le dejó.

 

Solo le fiamos a los mayores de cien años que traigan a sus abuelitos como fiadores.

 

Sólo confiamos en Dios, los demás pagan de contado.

 

Si fío pierdo lo mío,
Si doy, a la ruina voy.
Si presto, al cobrar molesto.

El no fiar me causa pena
Y el fiar, pena y pesar,
Para no tener dos penas,
Lo mejor será no fiar.

 

Si viene a fiar…Carrera mar.

 

Pida lo que quiera
pero no me diga,
…Después le pago.

 

El fiar es cosa ingrata:
Se pierde el amigo
Y se pierde la plata.

 

Ni fío, ni doy, ni presto;
Porque si fío, pierdo lo que es mío,
Y si doy, pierdo la ganancia de hoy,
y si presto, al pagar me hacen mal gesto.
Para evitarme todo esto,
ni fío, ni doy, ni presto.

 

¿Fiar?.. No me sale la cuenta;
mas, le parece bien,
lleve valor de cincuenta,
deje en depósito

 

Páguelo en tres contados: Sacando, contando y pagando.

Imagen de la LegumBrería El Último Esfuerzo del Enano a una cuadra de la estación Popular 1 del Metrocable. / Deseas ver más avisos con errores ortográficos en este blog? CLICK / En mi otro blog CLICK

Contra el desplazamiento y el secuestro pintan en la 1

Músicas industriales suenan y retumban en corazones adormecidos. Gritos de juventud que claman libertad y no consumismo. Miradas que ruegan que los tengan en cuenta. Sonrisas aplacadas por el peso del olvido. Llantos infantiles que se hacen más estridentes. Pitos de buses que descienden del barrio endemoniados. Maaaaasamooooorraaaa, aguacate madurooooooo.

Ropas teñidas de rojo cuelgan de alambres arriba en la terraza. El chocolate es calentado esperando la parva*. En la tienda se deben 24.900 pesos. Jairo no ha dado lo del mes ni lo del colegio del niño. Dos tiros suenan, deben ser en la esquina de abajo. Mataron al Ñato. Llueve y dos casas más se cayeron en ese peladero de allí. Se arreeeegla la ollaaaaa presiónnnn se arregla.

Festival de jip jop, la grabadora rebobina el caset martillado del Negro. Doña Paila, eme un cuarto e salchichón y una manzana. Usted me debe ya cinco mil jovencito. La cucha se los paga Oña Paila, no se preocupe. Chirrean las llantas de un bus, casi atropella a Mireya. Entre la ropa que va llover. Una cometa se enredó en la primaria. Llegaron más desplazados que maricada, ya no cabemos. Alguien sabe dónde es el gobierno. Tierra e capote musssggoooo.

Una mañana de sonidos en la 1. Imágenes de murales tomados en el Parque Biblioteca España, barrio Santo Domingo. Salida de campo de la materia Color, Tecnología en Diseño Gráfico. Uniremington.

Parva: Pan, tostada, calado y demás delicias hechas con harina de trigo. Panadería.

Las mañanas de Pirulo en la 1

Madruga al pasar la primera buseta que del barrio granizal baja a Medellín y sale sin desayunar para comenzar el día persiguiendo llantas. No distingue de marcas, pero le gustan más las de motos, aunque varias patadas certeras han detenido su marcha de ladridos y mordiscos al aire. Así son los días de Pirulo, un ñervo robado en la carnicería, una que otra moto a perseguir y vigilar el resto del día a los extraños que por su territorio pasen.

Pirulo es descendiente de una larga lista de criollos sin pelambre alguno, antepasados nacidos de las perrerías ambulantes que corren tras de alguna hembra en celo. Pero del padre de Pirulo no se sabe alguno, se dice que su madre, que para nada a él parece, se dejó montar de ocho perros aquel día en que subieron los señores de la Alcaldía; ocho perros que probaron las delicias del rabo de Princesa, que por cierto hasta ese día durmió donde doña Minta la de la tienda, porque no la volvió a recibir, como si hubiera sido la primera vez de Princesa. Esa sí sabía para qué era el celo. Dicen que se parece a Manolo, a Danger, a Lagarto; a mí me suena que es de Viruta que tenía la misma bufanda blanca que lleva pirulo.

 

Imagen tomada en la Comuna 1 de Medellín / Salida de campo de la materia Color con alumnos. Ellos toman lo que les corresponde, yo tomo lo mío.

Naturaleza muerta

Naturaleza muerta… De esas que abundan en las terrazas de muchas casas. Zahúrdas estas que son museos muebles que cuentan la historia de los barrios, de los objetos y de la familia misma. Allí reposan biciclos otrora triciclos, cajas con botellas de una gaseosa extinta; el nido de la perra también se ampara allí bajo la sombra de dos latas.

Allá la humedad, la caca de perro que se seca al sol, la ropa que hay que entrar “Mija, corra que se largó el agua”. Reposan allí los materiales que esperan construir la pieza de Dora la mayor, allá las muñecas que no se usan, las quimbas malas, los ladrillos que hacen de repisa del moho y la humedad, allí la casa de la cucaracha y la coca del perro ¿ya le cambió el agua?

Todo es tapado por plásticos rotos que son tapados por otros plásticos rotos, tiesos y quebrado por el sol. La olla mala, la ponchera usada, la batería de carro que espera llenarse de agua lluvia, la penca e sábila que crece bondadosa, las rosas de Nena, la media nona, la grabadora muda, la plancha muerta.

Así, así son las terrazas del alto mundo, de los barrios de empinado descenso, de las postrimerías de una ciudad partida. Así son los techos lisos donde los pelaos se asoman para atisbar la tarde que duerme lenta.

Terraza en el barrio Popular 1

Neologismos en las calles

Qué cosa más rica es “Carabobiar” que significa transitar, caminar, vitrinear y disfrutar de la carrera peatonal Carabobo entre Colombia y San Juan. Y Carabobiando por ahí, me encuentro con que cada año se ponen de moda, por épocas, ciertos juguetes o adminículos que se reproducen con una velocidad increíble entre vendedores ambulantes. Lo curioso es quién “bautiza” por primera vez tales creaciones para que luego cientos de vendedores a viva voz, griten a la venta, los nombres de estos juguetes.

La manito que rasca. Adminículo para rascarse la espalda allá donde no se alcanza, cuando no se tiene pareja y si se tiene, no colabora ella en el menester del rascado.

El Taqui Taqui. Juguete para embobar niños y adultos haciendo trentaiunas intentando chocar dos bolas unidas por un eje.

El Vaivén que ilumina. Se trata de una pelota “desestresante” a la cual se le amarra un resorte. Sirve para tirar la pelota y recuperarla con el resorte que va amarrado a la mano. Hay Vaivén sencillo y Vaivén que ilumina, este último es una pelota en polímero en cuyo interior reposa un circuito y un Led que responde al golpe iluminando. (LED, díodo emisor de luz). Se encuentra en su furor.

El imán relajante. Dos piedras imanes desesperantes que no sé a quién relajan. Se trata de dos piedras imantadas que deben ponerse en polos iguales antes de ser lanzadas al aire, para que las piedras, al tratar de buscar su polo opuesto, se choquen produciendo un sonido de avispa amplificado, pero al ver decenas de vendedores en el centro haciendo lo mismo, crea un desesperante sonidito repetitivo envolvente que en vez de relajar, desespera hasta el desquicio.

De todos, La manito que rasca, me parace el mejor nombre de todos estos inventos. Claro y contundente.

En china toca hacerlo en cuclillas

Sanitario en la China

Esta es una colaboración especial de Patricia Lebrum M. amiga mía, mochilera y viajera por el mundo. Jubilada de la Fiscalía, Patricia mantiene pocos meses en Medellín, porque el resto lo mantiene caminando por diferentes países, sin planes ni excursiones. Y lo de caminar es literal, como en dos ocasiones donde ha hecho el recorrido de Santiago de Compostela A PIE.

Praga, Francia, China, España, Alemania, Perú, Chile, Brasil; son solo algunos de los países donde Patricia ha estado. Le hice cambiar de cámara digital, porque era imperdonable la que tenía y le ayudé a crear su blog ME CANSÉ DE TRABAJAR donde relatará sus peripecias por el mundo. Próximo destino: Machu Pichu en Perú. Dicho blog estará en mis recomendados.

Si me vas a dar morcilla, que no sea el obispo

Si vas a comer morcilla, ya lo había dicho antes, pegate la ida a Tejelo en pleno centro de Medellín, detrás del edificio viejo de EPM, andá donde la señora del dedo mocho que es la mejor y te da la prueba como aperitivo. Eso sí, pedí la delgadita que es la buena, no el obispo y que te eche algo de buche y pajarilla.

Si vas a comer carne, podés ir a Lovaina y sentarte donde encuentre puesto y sentarse a “jalar” carne, porque de cubiertos nada. Allí te dan arepa con quesito como pa que pasés el saborcito asado y diluís con gaseosa.

Si vas a comer sancocho de pescado, aunque no he ido, dicen que el mejor en Medellín se lo puede comer sudando, en la Plaza Minorista. Echale un limón bien bueno, acompañalo de un aguacate entero que allá hay de sobra en el segundo piso.

Si vas a comer chunchurria, la podés encontrar después de las siete de la noche en Junín con la Playa, Avenida Oriental con la Playa; pero te recomiendo mejor que la comprés en la plaza y si sos escrupuloso, lavás el tripitorio por dentro y fritalo vos mismo que te queden bien tostados. Limón y arepa acompañantes perfectos.

Si de arepa de chócolo se trata, tenés que pagar una carrerita a Buenos Aires cerca a la iglesia, porque en Arepas de la Primera, Segunda y Tercera Negra en la autopista Medellín Bogotá ya no venden nada. Pedí otro quesito más y lo pagás que no hay problema, lo bueno es tapizar la superficie de blanco manjar.

Si por chorizo vas, ahí si te tenés que pegar la ida a donde Doña Rosa en cualquiera de sus sedes, chocolate y una buena compañía que sepa conversar de cosas montañeras, porque allá no se va a mirar por encima del hombro, ni de plan esnobista.

Y para los que siguen alguna dieta, pues conmigo se fregaron porque no sé que son esas cosas; eso sí, de yerbitas para el hígado digame qué tiene, que a mi abuela le heredé tal conocimiento de aguas amargas que evito las pastillas para reemplazarlas por llantén, colecaballo, caléndula, menta, yerbabuena -pero de la buena- y un centenar más.

Imágenes tomadas en el parque principal de Girardota, Antioquia.

¿Qué tal un tintico pa este frío?

Fríos mañaneros para no divorciarse de cobija alguna, para bautizarse en el aroma de un chocolatico caliente espumado con bolinillo y acompañado de un pandequeso o si se tiene, una torta de chócolo con cuajada por dentro (el quesito está haciendo más daño).

Fríos mañaneros para darle descanso a la tina de tanto trabajo sin descanso y abrazar el ser amado vecino de almohada. Ser mentirosos en estas mañanas y decir que “no estamos” a quien toque la puerta, cerrar cortinas para que no amanezca en el interior, apagar aparatos y no ir a trabajar.

Frios mañaneros para que la cama se estire lo que más pueda y reciba en su seno a los hijos que apenas comienzan las lides escolares, firmando una excusa falsa de que el niño estaba mal del “estomaguito”. Mañanas estas para pedir almuerzo a domicilio y no saber de obligaciones.

Rinnnggg / ¿aló? claro que sí jefe… ya voy para allá / ¿Quién era? / Mi jefe, que si lo que quiero es ir por la carta…

Imagen en el sector Guayaquil. Ver en la chacita, la cantidad de elementos adaptados, para formar uno solo objeto.

La visión de un alumno

Tomada desde la base de una torre de Cable. A Christian Sucerquia se le pareció a un Omar Rayo.

Ubicada en la ciudad de Manizales sector el cable.

No creo que dichos platos sean tan “light”, por el contrario… platos “Hight”

Vote por mí. Hermoso esténcil en Betulia, Antioquia

Bajo la fachada de mendigo

Permítanme ser anempático con la imagen aquí expuesta y hablar de algo que me enerva y me pone la sangre verde de la ira.

Ayer fui testigo de cómo un adulto de 38 años aproximadamente, vigilaba, presionaba y obligaba a 3 menores de edad de entre 13 y 14 años estimados, a mendigar en el puente peatonal que accede a una estación del Metro, hecho que denuncié a la autoridad respectiva, pero que necesita de pruebas sistemáticas para ser condenado.

Con este ejemplo quiero gritarles: NO DENNN LIMOSNASSSSS. Detrás de cada mendigo hay un “Manager” vigilando, esperando y cobrando su alto estipendio. Amados lectores, conozco a una que mendiga y se jacta en Amagá, de mostrar su nevera llena de viandas marca Zenú. Sé de otra que cambia las monedas en una cafetería en la Plazuela San Ignacio y expresa lo mal que le va, cuando a las 12 del día apenas lleva 50.000 pesos oro. Veo a diario el negocio de una que tiene trillizos y se empaca MÁS de 100 mil diarios. Varias veces he visto a la emperifollada “dama” que pide en cifras exactas para recuperar el pasaje perdido para regresar a San Pedro de los Milagros… aunque sin reconocerme, ella me ha pedido en otras oportunidades para “regresar” a Santa Rosa de Osos… ¡Viajera la “dama”! porque es que es pinchada y todo, caminado de alta alcurnia y ropa de sociedad. Veo en semana a otro que no se quita la varilla externa que une sus huesos “rotos” porque ahí es donde está su minita de oro. También a tres señoras muy aseñoradas he visto por años pidiendo en las cercanías al Metro y su modus operandi es hacerse en los teléfonos públicos a pedir para el “pasaje”. ¡Ah riqueza tan fácil le hacen quienes les dan a su pedir!

Y haga cuentas… Los gamines piden y piden y piden y no gastan absolutamente nada; yo mismo los veo a las seis de la mañana rompiendo todas las bolsas de basura en la calle Boyacá, para sacar la comida vinagre que dejan las cafeterías del sector. Ellos no compran comida, ellos no pagan estadía alguna; ellos se la consumen toda en las cuevas y aceras cerca de la Minorista, no pagan impuestos, menos arriendo, actores son y manipuladores muy. Saben su papel manipulador y su acento pordiosero… ¡Ayyy no lo sé yo que me las camino todas!

Ahí les dejo este link http://www.medellin.gov.co/nomaslimosnas/index.html

Proteger a niños es tarea de adultos

¿Sabe usted en este momento dónde están sus hijos? Esta pregunta se pasaba con alguna frecuencia en la televisión nacional en horas de la noche. Y yo me hago otras preguntas: ¿Sabe usted cómo está vestida su hija?, ¿Sabe si su hija de 11 años está muy “mostroncita”, sexy, provocadora?, ¿Le cree usted, padre de familia, la explicación de -Para dónde se fue- su hija?, ¿Se comió el cuento que le dio la niña?, ¿Le creyó que el paseo a la finca no asistirán sino mujeres?. Me hago esas y muchas más preguntas…

Prevenir, sembrar confianza y cosechar sinceridad, son mejores tácticas que lanzar gritos que pasan de moda y se olvidan entre tanta noticia mala. / Imágenes tomadas en manifestación lúdica en la Alpujarra, en pro del cuidado y la protección de los niños.

En Perú, rasgos distintos y una mirada igual

Aporte de Edwar Guillermo Restrepo del grupo de danzas Pendiente Danza, participante del Festival Latinoamericano de folclor en Perú 2007, donde Colombia Salió ganador

Y este es el Edwar, amigo desde la infancia, con quien soñé realizar las peripecias del Che por Suramérica en las motos que ambos teníamos. Él una moto rusa y yo una china. Ambas motos tenían vidas paralelas: cuando la suya se pinchaba, ya sabía yo qué me esperaba; cuando de anillos se varaba, a la mía había que comprarlos por anticipado. Ambas motos tuvieron su final menos la amistad. A la mía por lo menos le saqué 25.000 kilómetros en un año… eso es puebliar mucho.

Alegría, asistencia y color en Fiesta del Libro

Un libro en la mesita de noche, otro en el baño para que la estadía sea entretenida, otro me espera en la biblioteca, uno más en mi maleta y así nos vamos yendo entre las letras del alma de otros. Wiliam Ospina me espera vestido aún de cumpleaños y un bono por el onomástico aún no es intercambiado… Y así nos vamos yendo entre letras y letras y letras y letras. Páginas y letras en la sopa de Mafalda, en el agua del retrete, en las paredes mudas, en las sábanas mojadas, en la tostada remojada en chocolate… ¡Juemadre vicio!

Imagen tomada en la Fiesta del Libro 2008

Carta de CRISTIAN SUCERQUIA

Me acaba de escribir un alumno, un correo que quiero compartir, dado el cordial manejo del mismo:

Cordial saludo profesor,
La presente es con el fin de manifestarle que no podré asistir a la clase programada para el día sábado cuatro de los corrientes en la Universidad de Antioquia, ya que por motivos personales debo ausentarme de la ciudad.
Agradezco la atención que se digne darle a la presente y me suscribo.
CRISTIAN SUCERQUIA

Respuesta/

jajajajajaj. Excelentisimo alumno, gracias por la dignidad de excusarse en la víspera. Espero que en una oportunidad posterior realice la esperada visita y no quede el conocimiento como un bien mostrenco.
Su Servidor y docente

Pegate a la Fiesta del Libro

En 500 años, cuando mis libros estén enterrados en la tierra, los nuevos terrígenos arqueólogos, descubrirán mi biblioteca personal y podrán extraer de ella mi ADN sembrado en cada saliva dejada en las páginas pares de mis libros. Observarán ellos mi intimidad literaria y mis urbanos gustos de lectura. Se preguntarán por qué marcaba cada libro con fecha, lugar de compra y acompañante al momento de la compra; pero agradecerán hacerles fácil la tarea de recuperación de la memoria de una extinta ciudad.

Se preguntarán por qué los libros eran papel y entonces me clonarán no de una costilla, sino del vestigio digital de mi dedo índice con saliva y grasa dérmica; para preguntarme tal disparate y desperdicio, y les contestaré que lean cualquiera de mis libros rescatados del humus literatus y se enamorarán para siempre de una lectura física, antigua y de papel.

Les contaré lo harto que es leer las instancias virtuales de un pantallazo insípido. Les diré que un libro es para leerse abriendo las virginales hojas de papel y para ser acariciado en cada pasar de página. Que ha de llevarse siempre uno para cualquier lado y que ha de devorarse con intenso aliento. Les confesaré que los libros en papel tienen un nosequé que enamora por siempre, que te ataja y que te ata, que alimenta y que envicia… Y les contaré más cosas por supuesto: el chicharrón, el tintico, la papaya que es buena para el estreñimiento y del agüita de caléndula pa una cantidad de cosas.

Imágenes en la Fiesta del Libro en el Jardín Botánico de Medellín 2008

En Rotterdam también se merca en la plaza

Un espectacular y valioso aporte de una bloguera colombiana, Eliana Vásquez Osorio, quien reside en Rotterdam en Holanda desde hace algo más de cuatro años, donde hace un PhD en el Hospital Universitario Erasmus MC. / Su blog es el siguiente: http://elivaos.blogspot.com/

Comenta ella: “Fotos del mercado de Rotterdam sur. Rotterdam tiene varios lugares para mercados.  Estos no son permanentes como la Minorista o la Mayorista, sino que  se monta en un lugar en determinados días.  Las fotos de este correo son del mercado del sur en Afrikaanderplein”.

Es hermoso ver que sin importar el país… todos Somos Iguales.

Muros que no son ociosos

En la imagen de arriba, ellos nos ven. En la imagen de abajo, Ellos los ven.

Lo fácil sería enseñarle al que todo lo tiene, al que herramienta alguna no le falta. Lo fácil sería si su cuna viniera con nevera llena y pinceles y lápices nuevos. Lo fácil sería al que sabe cómo moverse y tiene con qué. Lo fácil sería si sus ojos fueran educados y de arte bien alimentados. Lo fácil sería llegar a clase y reír no más. ¡Pero no! Y es ahí donde está la salsa del asunto. Cambiar sus miradas, lavar sus retinas a la fobia de lo estético, dejar salir unas nuevas canas en mi testa, tomar aire y seguir educando.

Alumnos de Comunicación Visual en reconocimiento estético donde el color abunda, en los populosos barrios de nuestra ciudad. Barrio Granizal, obra que no vi firmada.

Alejandro “real”, saluda al perro “virtual” / Interacción con la obra / Última Foto enviada por Alejandro Valenzuela

Ser parte activa del asunto

Alejandro, de buso rojo y alumno de Comunicación Visual sobrepasa el pasto para convertirse en parte de una obra firmada por Albany Henao O. en las afueras de la estación Popular 1 del Metrocable. Para él quizá fue un chiste, para el autor de la obra sería un éxito de la misma, al invitar al espectador a ser parte activa de esta intervención gráfica. Y en la imagen inferior, ellas  lo ven a él muy campante. 

Conchudez la de la paloma

¡Eh, pero qué cosita pues! Ahora verá pues que todos los días aterrizarán en el techo vecino para otear y ver si ya les lanzamos el crudo arroz.

¡Es que son conchudas! Ahora verá que ya es obligación ir a comprar el arroz cristal, ese arroz partido que la gente le compra a los pájaros salvajes.

¡Y es que esperan las muy sinvergüezas toda la tarde hasta que se les eche la porción! Y no les da pena, ah no, ellas llegan muy sí señores, de algún patio contíguo a continuar la bacanal aquí. Y van es mirando pa entro ¡qué! Se asoman y atisban a ver si uno anda en la cocina o dónde. ¡Conchudas!

Imagen tomada en el barrio El Salvador, casa de Cristina Agudelo.

De Sensus

El siguiente texto, es una colaboración especial de Elkin González, Sacerdote colombiano radicado en EEUU. Las imágenes corresponden a venta de artesanías en el Parque de Bolívar, feria de San Alejo.

 

Hace poco recordaba las palabras de Jesús en el evangelio cuando juzgaba su generación comparándolos con el verso cantado por los niños en la plaza: “os hemos tocado la flauta, y no habeis bailado, os hemos entonado endechas, y no habeis llorado.” (Lc.7,32)

 

En palabras más precisas, Jesús está criticando el máximo pecado no sólo de su generación, sino también de la nuestra: la insensibilidad. La insensibilidad es la incapacidad de sentir, la incapacidad de desarrollar cualquier relación empática que signifique un éxodo de la individualidad. La insensibilidad es la castración del sistema neuronal, la expresión de un autismo colectivo que flagela nuestro mundo y que nos declara analfabetas de los sentimientos. La insensibilidad nos impide bailar cuando nos tocan la flauta y no nos deja llorar cuando nos entonan endechas.

 

Cuentan que el primer milagro de amor realizado por Madre Teresa fue curar a un leproso que yacía en la vera del camino. Pero realmente el milagro no fue este. El milagro en si consistió en ver al leproso padecer, mirar de soslayo,  pasar de largo, y vencer la insensibilidad un cuadra después. Esta decisión de volver y ayudarlo fue el verdadero milagro, es decir, vencer la insensibilidad, vencer el egoísmo.

 

El mundo padece por el hambre, las guerras, los desplazamientos, la incomprensión, la corrupción, la enfermedad, y un sinfín de calamidades que si enumeráramos, ningún papel podría contener. Pero debajo de todo esto reside como gran señora, entronizada y protegida por fuertes y baluartes la insensibilidad. Esta empieza con la negación de la realidad, sigue con la actitud evasiva de la individualidad extrema, y termina con una calcificación del corazón que tenazmente describe el profeta Ezequiel en una promesa de liberación: “quitare de vuestra carne el corazón de piedra y os dare un corazón de carne.” (Ez.36,26) Un corazán de carne que siente, sufre, se alegra y llora. Un corazón, que una vez sano, estimula las lineas del rostro y hace dibujar una sonrisa, que hace levantar los brazos en actitud de acogida, y que enjuga lágrimas con palabras de vida.

 

La insensibilidad no se vence solamente yendo a un poblado de África, protegiendo huérfanos, y alimentando hambrientos. Esto sin duda es  loable y digno de imitar. Pero estas empresas grandes en contra de la insensibilidad se empiezan en el diario vivir. Educarnos en contra de la insensibilidad significa prestar atención a los sonidos de nuestro cuerpo, atender cuando nos pide algo y estar concientes de nuestra corporeidad; observar alrededor y dejarnos invadir por la fiesta de colores que ofrece la naturaleza; fijarnos en los cambios y en los pequeños detalles, mas para disfrutarlos que para alimentar nuestra hambre de perfeccionismo. Educarnos en contra de la insensibilidad es entender los estados de ánimo de quienes nos rodean, ver los esfuerzos de la esposa que se hace bella y del hijo que arregló su cama, lavó los platos, o se comporta extraño.

 

El sensible es materia fácil para el evangelio. El sensible es permeable, maleable, y agradable para compartir. Pero más que fácil de sugestionar o manipular, el sensible es veraz en sus sentimientos. Mas que vulnerable, voluble, o emocionalmente inconstante, el sensible es quien capta la realidad, la discierne y la transforma. El sensible también es racional, pero su razón nace igualmente en el corazón, porque al igual que Pascal, el expresa: “le coeur as ses raisons que la raison ne con-nait point” El corazón tiene razones, que la razón no comprende.

San Alejo es sonrisa, color y sombra

Alberto alias Beto, Enrique, un japonés, doncella y Rosa María Valencia, llamada Caperucita Roja posan para mí, esperando ser adoptados por cualquier caminante, visitante de la feria artesanal de San Alejo en el Parque de Bolívar, previo estipendio de 5.000 pesos.

Cabe destacar, no sin antes pedir disculpas por la calidad de la luz en la foto, la prenda que viste Rosa María. Un vestido de corte rural destacado por un bolero y la impresión de flores en la tela. De manera conservadora luce aún la caperuza roja y la trenza montañera*. Se ve en ella el paso del tiempo reflejado en su crecimiento extenso, ya alta la niña, continúa con el estigma de su primer personaje infantil: Caperucita Roja.

Lanas y mieles adornan el puesto de esta artesana en la feria de artesanías San Alejo en el Parque de Bolívar de Medellín. Hostias no benditas para ser bautizadas por arequipe, solteritas para ser casadas con el dulce naranja, bufandas, bolsos y lanas.