Papitas fritas de la calle

* Má, yo quiero papitas.
– Rosalba por Dios, ya no estás comiendo cono, pues.
* Ah, Má, es que me antojé de papitas con criollas.
– ¡Ay mija, pues, quiéralas mucho porque ya plata no quedó!
* ¿Y los diezmil pesos que me dio mi padrino?
– ¿Cómo que diez mil? ¡no pagamos pues la cuota de sus botas!
* ¡Ay no Má, las botas eran un regalo de mi papá!
– ¿Su papá? juajuá, el sacó esas botas y no las pagó y me tocó a mi abonar cinco y sus diezmil, ahí están.
* ¡No, qué pereza! ¿Y entonces mi regalo de quinces?
– Andá, pues, Rosalba, comprate unas papitas, y unas combinadas para mí.

Venta de papitas en Támesis, Antioquia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>