Pensamientos de Jacobo, el fotógrafo

Estimadas señoras y apreciados hidalgos, amigos todos:

Hace poco estuve en tierras del suroeste antioqueño: Salgar y Ciudad Bolívar, por invitación expresa de mis padres, corrijo: por invitación perentoria; corrijo nuevamente: obligado, pues a mi edad dizque uno no tiene el don de objetar el plan del día. ¡En fin!

Les decía mis estimados abonados, que estuve en tierras ajenas y, conocedor del lenguaje escrito, no me había percatado de la afición de mi padre: la fotografía. He de confesar que me picó la curiosidad de ver lo que nos deja el pequeño visor. Quedé fascinado y aunque no se las traigo aquí, quise tomarle cuanta foto podía a todo tipo de caballos que por allí cabalgaban.

Es hermosa la sinecdoque que nos regala la fotografía, esa parte por el todo de una realidad subjetiva. La primera imagen, onírica o real fue la de mi madre; hermosa mujer que Dios me ha permitido conocer. Una imagen sin poses que la hace natural, tal y como es ella: sin postigos cerrados, sin pintura ni formalismos. Ella es bella, no como mi padre.

- ¡Jacobo!

* Padre: sin censuras, por favor.

Les venía diciendo que… lo olvidé. Qué pena con ustedes, pero la interrupción de mi padre, harto mal educada de su parte, me distrajo y perdí el hilo de este soliloquio, aunque soliloquio no es, pero sí la parte de mi diálogo con ustedes. Los dejo con estas vistas…

4 comments

  1. Francisco Gomez-Paris (FrancoG.Paris)   •  

    Que belleza, la mamá y el hijo! perdone Carlos pero…. pero…….Jajaja, mejor no digo nada. Y Jacobo que pelaoo tan grande y tan hermoso por Dios parece un Lord. Linda familia chico, linda familia.Dios los guarde.

    Saludos.

    Un abrazo, Medellin

    FrancoG.Paris

    • Carlos Múnera   •     Autor

      Un abrazote pa vos Franco. Que por lo menos, Mamá e Hijo, sean bonitos. Yo, Yo soy el equilibrio ante tanta belleza. jajajajaja

  2. Alberto Mejía Vélez   •  

    Hombre Carlos, ¿cómo iba a quedarme atrás en ésta bella salida de Jacobo (mi paisita) en el Blog. No. Ni de bamba, al igual que decía mi “cucha”. Veo amigo mío, que tú trabajo ha ido empezando a tambalear. En principio creía qué era por aquello de los años, pues los niños cambian más que un caleidoscopio. Pero no. La cosa va en serio. ¿Sabes qué es lo que más me gusta? Qué está perdidamente enamorado de la mamá, creo, más que vos. Noté, eso sí, que no oculta cierto disgusto con la forma de actuar tuya; ¿o serán meras suposiciones? De todas maneras mijo, amárrese los pantalones.

  3. FRANCISCO PARDO TELLEZ   •  

    Lo felicito Maese, a los “chinos” hay que enseñarles lo que uno goza y disfruta, con el tiempo serán ellos los que vendrán a “chicanear” de sus cámaras y a burlarse de esa de cajón que tenía su taita…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>