Pequeños detalles con fragancia a caramelo

Por Andrés Ruiz*

El martes, 9 de julio, caminaba hacia el laboratorio de catación de café en el Sena, de La Salada, en Caldas; una caminada acostumbrada rumbo a mi lugar de trabajo, y es increíble cómo la monotonía propia de la cotidianidad nos impide notar pequeños detalles que, en otros contextos serían obras de arte. De hecho, este blog en su génesis tiene imágenes e historias que lo testifican.

En ese recorrido, un suceso llamó mi atención: un maravilloso olor; un sutil y delicado olor a caramelo. Casualmente, esa misma semana había evaluado el café de Alejandro Correa, un aprendiz del Sena y, en dicho ejercicio, quienes evaluábamos coincidimos en describir una nota marcada a caramelo en fragancia (Café en seco).

Es posible que esa evaluación del café de ‘Alejo’, con ese perfil acaramelado, me llevara a estar más atento a percibir esta fragancia en el aire y, por tanto, a cambiar la acostumbrada ruta hacia mi lugar de trabajo. Este desvió me llevó al taller de panificación, donde Tatiana Mendoza, una aprendiz de Procesamiento de Alimentos, estaba entrenando para un concurso de pastelería llamado World Skills. El resultado de su trabajo nos sorprendió a los presentes, pues, una niña de 17 años, estaba haciendo una hermosa figura en caramelo con sus manos: manipulaba un producto fundido a 121 °C y lo moldeaba sin ningún tipo de molde o ayuda tecnológica. La foto evidencia mis palabras, y aunque Tatiana no autorizó publicar su imagen, considero que este tipo de cosas y de personas merecen ser destacadas.

En muchos cafés de Antioquia se puede identificar ese olor a panela  y dulce carameloso. Revisando en nuestros registros (Sena), encontré coincidencias en muestras de café provenientes de Caicedo, Ituango y en uno de los lotes del café de Alejandro Correa (Amagá), que sale bajo la marca: Almendra Selecta.

¿Cuántos cafés con atributos excepcionales habremos dejado pasar de largo?

¡Recuerden por acá estamos a la orden!

*Andrés Felipe Ruiz Márquez, Ingeniero Agroindustrial de la UPB, Licenced Q GRADER (Catador), Instructor de Baristas.

1 comment

  1. Mónica Arcila   •  

    Hola Andrés: que foto tan provocativa. Me encanta la repostería y claro el café también. Preparar recetas dulces evoca los momentos más deliciosos y agradables que uno pueda tener. Oler los ricos aromas y disfrutar sabores de los chocolates, caramelos, nueces, dulce de leche (arequipe), postre de natas, brownies, galletas, helados, postres en todas sus variedades, es una experiencia maravillosa.

    Hay que tener cuidado en no excederse con el dulce porque la diabetes puede surgir y/o el sobrepeso también. Por ejemplo el café no lo tomo con azúcar y es una idea que debemos apoyar para todos los consumidores de café, ya que dos o tres tazas diarias de café con azúcar incrementan el nivel de azúcar en la sangre, lo mismo un producto de repostería con azúcar. Caben los productos sin azúcar para los que no puedan consumirlos.

    Considerando la repostería, podemos hacer alusión al café con notas y sabores naturales y es increíble saber o conocer sobre estas características de un café, más si es antioqueño o de otro departamento. Por lo general el producto lleva una etiqueta que nos explica que notas tiene el café que estamos comprando.
    Conclusión: el gusto y el olfato predominan cuando conocemos un café. La clave es la moderación cuando consumimos productos dulces o cafés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>