Puertas, aldabones y candados – Pachopardo

Herrajes desgastados por el uso, olvidados por muchos y bastante desconocidos por otros. Agresivos leones, faunos, pescados, guantes de damas esbeltas, calaveras o simples piedras colgadas con cabuya son los aldabones o golpeadores, hechos a mano, para la mano que anunciaban con afán o con discreción que hay alguien en la puerta.

Ahora reemplazados por porteros hoscos que exigen “célula” para permitir el ingreso a espacios reservados, previa confirmación del interior, o relucientes botones y cámaras inquisidoras que rastrean al desconocido.

Algunos trasplantados de viejas puertas de madera golpeadas y cubiertas de cientos de capas de pintura y de nostalgia a absurdos portones de lámina metálica. Claman un secuestro descarado para buscarles un lugar más noble.

Llaves perdidas en el olvido le abrirán estas cerraduras a tiempos pasados… ¡quizás mejores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>