Sabor a ritmo, viento y tambor en Jericó

Ponete las alpargatas carajo, no me pisés a pie limpio. Ponete la pollera que ya nos vamos. ¿Qué hicites el café que acabates de coger? Porque la estás mirando a ella que no tiene nada qué ver. Amarrate bien pues, que parecés un atembao. ¿Qué son esos brincos tan desesperaos? ¿Es que tenés mal de sambito?

Eh qué cosita con Rosa, que eterna cantaleta, ya estoy hasta la jeta de tanto de peliar con vos. Pero mirá lo bonita que tas, te sentó bien esa pollera que te pone caderona. Ah pies divinos, mojados por el campo, esas manos de canto que recojen café. Dejame ver un poquito más, vení dame la pruebita, mirá que no está Aurita, venite pa mi lao yo me arrejunto con vos, mirá que me tenés cansao, tres años y sólo arroz.

¡Ven este! Conchudo mijitico, quién le dijo que yo soy de raticos, a mi con esas no señor. Ponete pilas más bien a pelar mazorca, guarde los ameros pa cer bollos después. Limpiate esa nariz, mirá que lo tenés asomao, peinate pues atembao que parecés a Majija el bobo. Y amarrate bien pues ya, subite el cierre mijo, vea todo eso asomao, si querías de aquello, jajajaj andá bañate al lao.

Así, así se me parecen esos coqueteos cuando veo bailes folklóricos. En esta ocasión, uno de los elencos del Ballet Folklórico de Antioquia.

1 comment

Responder a catirestrepo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>