Saramago y su crítica al periodismo y a los medios de comunicación

Extracto de mi trabajo para Periodismo Político en la Universidad de Antioquia, a propósito del fallecimiento de José Saramago el 18 de junio de 2010.

Introducción

José de Sousa Saramago nació en Azinhaga, Portugal, el 16 de noviembre de 1922. Escritor, periodista y dramaturgo portugués. Miembro del Partido Comunista Portugués desde 1969. En 1998 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura. Fallecido el 18 de junio de 2010.

Tomar a este escritor portugués como base de este trabajo nace de una subjetiva pasión por su literatura, un poco revolucionaria para los cánones de ortodoxa escritura. Saramago acoge unos temas en principio sencillos, pero que hacen a sus lectores, cuestionarse en temas trascendentales si pasaran de la ficción a la vida real.

Algunos de sus libros leídos motivan la profundización de su obra, haciendo un paralelo entre lo que Saramago lleva a la ficción en uno de sus libros, Las intermitencias de la muerte (2005) y lo que el autor deja claro como su pensamiento real en entrevistas y declaraciones dadas a varios medios de comunicación en diferentes momentos de su vida. Los libros al principio mencionados son: El evangelio según Jesucristo (1991), Ensayo sobre la ceguera (1995), El cuento de la isla desconocida (1998), La caverna (2000), El hombre duplicado (2002), Ensayo sobre la lucidez (2004), El viaje del elefante (2008), Caín (2009) y el elegido para el desarrollo del trabajo, ya citado.

El estilo de escritura de Saramago se hace evidente en cada libro. Su voz se hace clara y legible como si fuera un actor más en sus novelas, llega a opinar incluso dentro de ellas. Acude a adjetivos para nombrar a sus personajes para no utilizar nombres propios, acción evidente en su Ensayo sobre la ceguera. No usa la mayúscula inicial para escribir nombres propios, excepto, al inicio de frase o párrafo. Se vale de la mayúscula inicial después de la coma, para hacer cambio de voz. Pero es esa característica de opinar dentro de sus obras y hacer visible su “voz”, lo que ha motivado la realización de este paralelo entre la obra de Saramago en la primera parte de su texto, Las intermitencias de la muerte y lo que su ser político y pensante tiene para decir en cuanto al tema del periodismo y los medios de comunicación, como elemento participante en el mundo de las decisiones, el poder, la política y la vida social.

Una vez hecho este paralelo entre Saramago escritor de ficción y Saramago crítico de la realidad, unos análisis darán forma final al trabajo a manera de conclusión. Todos los textos aquí citados pertenecen a la edición 2005 de Las intermitencias de la muerte, editada bajo la marca Alfaguara, de Santillana  Ediciones Generales y se hace con fines netamente académicos.

Para la mejor comprensión de este trabajo, se ha editado la forma de los textos que fueron tomados del libro de la siguiente manera: las palabras en negrilla resaltan los términos afines al periodismo o a los medios de comunicación. Las palabras en bastardilla o itálica corresponden a la voz del autor que ingresa a la puesta en escena y actúa como uno más de sus personajes. Donde existan diálogos, se harán en paralelo para mejor comprensión de los mismos. Los números, seguidos de la letra P, corresponden a la página de la cual fueron extractados.

El texto objeto de análisis, está comprendido entre las páginas 13 y 114, que encierran una primera parte de la novela. Para la mejor comprensión de esos textos, a continuación se presentarán unas breves sinopsis de la novela que reposan en la contraportada del libro en mención.

“En un país cuyo nombre no será mencionado se produce algo nunca antes visto desde la fundación del mundo: la muerte decide suspender su trabajo letal, la gente deja de morir. La euforia colectiva se desata, pero muy pronto se dará paso a la desesperación y el caos. Sobran los motivos. Si es cierto que las personas no mueren, eso no significa que el tiempo haya parado. El destino de los humanos será una vejez eterna”.

“Se buscarán maneras de forzar a la muerte a matar aunque no lo quiera, se corromperán las conciencias en los “acuerdos de caballeros” explícitos o tácitos entre el poder político, las mafias y las familias, los ancianos serán detestados por haberse convertido en estorbos irremovibles. Hasta el día en que la muerte decide volver…”.

Parte 1
De “Las intermitencias de la muerte”
Extractos

“La tarde ya estaba muy avanzadacuando comenzó a circular el rumor de que, desde la entrada del año nuevo, más exactamente desde las cero horas de este día uno de enero en que estamos, no hay constancia de que se hubiera producido en el país fallecimiento alguno. Podría pensarse, por ejemplo, que el rumor tuviera origen en la sorprendente resistencia de la reina madre a desistir de la poca vida que aún le restaba, pero lo cierto es que el habitual parte médico distribuido por el gabinete de prensa de palacio a los medios de comunicación social aseguraba no solo que el estado general de la real enferma había experimentado una visible mejoría durante la noche, sino que incluso sugería y hasta daba a entender, eligiendo cuidadosamente las palabras, la posibilidad de un completo reestablecimiento de la importantísima salud. P15

Percepción: Elegir la palabra adecuada. Los periodistas, comunicadores y literatos trabajan con la palabra, es ésta, el insumo de sus productos y es ésta la que también los puede meter en problemas, si se usan mal, si se ponen sinónimos sin el cuidado de su real significado. En ocasiones, los periodistas, en el afán de hacer un artículo descrestante, diferente e impactante, usan términos fuera de contexto, palabras que difieren del significado que se busca. Sinónimo no significa igual, exacto.

El rumor, cuya fuente primigenia nunca fue descubierto, aunque a la luz de lo que sucederá después eso importe poco, llegó pronto a los periódicos, a la radio, a la televisión, e hizo que inmediatamente las orejas de los directores, adjuntos y redactores jefes se alertaran, son personas preparadas para olfatear a distancia los grandes acontecimientos de la historia del mundo y entrenadas para agrandarlos siempre que tal convenga. P16

Percepcións: El rumor es una forma de comunicación real, existente, verídica. El rumor se hace fuerte entre más oficial se haga el silencio, es decir, el rumor nace de la falta de información oficial clara, transparente y pertinente. El rumor nace cuando los responsables de la información callan, demoran, ocultan.

Por otro lado, directores, editores, redactores, son personas entrenadas en su metodología, para prever la explosión de información, para adelantarse con pericia a los posibles hechos que pueden ocurrir en un momento determinado.

Aquello de agrandar acontecimientos, es la manipulación de la palabra para causar efectos sicológicos en los públicos de los medios. Saramago opina acerca de algo que tiene que ver con la academia o con la formación editorial que hacen los medios con sus trabajadores. Hay que reconocer que cada medio responde a unos intereses, económicos, políticos, propagandísticos o ideológicos, y que, como empresa, tiene un pensamiento propio, una línea de pensamiento en la que esperarían que los trabajadores se afiliaran. He aquí donde se sacrifica la objetividad de la información y nace la relatividad de la verdad, es decir, la multiplicidad de la realidad del conocimiento o la información.

Más suerte tuvo aquella joven reportera de televisión a quien un transeúnte, alternando la mirada entre ella y la cámara, contó un suceso vivido en persona y que era copia exacta del ya citado episodio de la reina madre:

-Estaba sonando la media noche, dijo, cuando mi abuelo, que parecía a punto de expirar, abrió los ojos de repente antes de que sonase la última campanada del reloj de la torre, como si se hubiese arrepentido del paso que iba a dar, y no murió. P17

La reportera, hasta tal punto estimulada con lo que acababa de oír, sin atender a súplicas ni protestas:

- Por favor, señora, no puedo, tengo que ir a la farmacia, mi abuelo necesita la medicina.

- Empujó al hombre hasta dentro de la unidad móvil. Venga, venga conmigo, su abuelo ya no necesita medicinas, gritó.

A continuación ordenó regresar al estudio de televisión, donde en ese preciso instante se estaba preparando todo para un debate entre tres especialistas en fenómenos paranormales, a saber, dos brujos reputados y una famosa vidente, convocados a toda prisa para analizar y dar su opiniónsobre lo que ya comenzaba a ser llamado por algunos graciosos, de esos que no respetan nada, la huelga de la muerte. P17

La confiada periodista trabajaba partiendo de la más grave de las equivocaciones, porque había interpretado las palabras de su fuente informativa como significando que el moribundo, en sentido literal, se arrepintió del paso que iba a dar, o sea, morir, finar, estirar la pata, y por tanto decidió dar marcha atrás. Sin embargo las palabras que el feliz nieto pronunció efectivamente “Como si se hubiese arrepentido” eran radicalmente diferentes de un perentorio “Se arrepintió”. P17

Unas cuantas luces de sintaxis elemental y una mayor familiaridad con las elásticas sutilezas de los tiempos verbales habrían evitado el equívoco y el consiguiente rapapolvo que la pobre muchacha, roja de vergüenza y humillación, tuvo que soportar de su jefe directo. P18

Lo que no podían imaginar, ni uno ni otra, es que tal frase, pronunciada en directo por el entrevistado y nuevamente escuchada en la grabación que emitió el telediario de la noche, sería entendida de la misma equivocada manera por millones de personas, lo que acabará teniendo como desconcertante consecuencia, en un futuro muy próximo, la creación de un movimiento de ciudadanos firmemente convencidos de que con la simple acción de la voluntad se puede vencer a la muerte y que, por consiguiente, la inmediata desaparición de tantas personas en el pasado se habría debido a una censurable flaqueza de voluntad de las generaciones anteriores. P18

Percepción: Creación de un movimiento de ciudadanos. He aquí el poder de la palabra publicada e impresa de manera industrial, he aquí el poder de la palabra hablada y multiplicada por miles de radio transistores -¡Bueno, digitales también! Ese es el poder de los medios, crear opinión, moldearla, amasarla a su antojo y fin. Los medios pueden generar fanatismo, moldean el pensamiento de muchos, podrían manipular a los ignorantes. Hoy en día con la interactividad de los medios de comunicación, se ve de primera mano y en tiempo real, cómo esas comunidades van configurando movimientos ideológicos en pro del bien o de la destrucción del hombre.

Hoy, los medios de comunicación hacen uso de las herramientas web 2.0, como estrategia de mercadeo, fidelización de clientes, posicionamiento y buen nombre, pero es allí, donde también se gestan nuevas propuestas ideológicas, nuevas decisiones de trascendencia familiar, política y social. Es el momento de la participación del común ciudadano, en los grandes medios de comunicación masiva, es el tiempo de la construcción de nuevas formas de relacionarse los unos con los otros y los unos con su entorno informativo.

Otro movimiento popular de masas, dotado de una visión prospectiva más ambiciosa, proclamó que el mayor sueño de la humanidad desde el principio de los tiempos, es decir, el gozo feliz de una vida eterna aquí en la tierra, se había convertido en un bien para todos. Pese a disputarse, por decirlo así, el mismo electorado, hubo un punto en que los dos movimientos supieron ponerse de acuerdo, y fue nombrar para la presidencia honoraria, dada su eminente calidad de precursor, al intrépido veterano que, en el instante supremo, había desafiado y derrotado a la muerte. No se le atribuyó particular importancia al hecho de que el abuelo se encuentre en estado de coma profundo y, según los indicios, irreversible. P18, 19

Algunos ciudadanos, celosos de su derecho a una información veraz, se pregunten así mismos, y unos a otros, qué diablos pasa con el gobierno, que hasta ahora no ha dado la menor señal de vida. El ministro de sanidad había explicado a los periodistas que, teniendo en cuenta la falta de elementos suficientes de juicio, cualquier declaración oficial sería forzosamente prematura. P19

Percepción: Cuando el gobierno no habla, habla el chisme, la conjetura y los mitos. Nace el pasquín, el anónimo y el grafiti. Cuando el gobierno “no da señales de vida” sale desde la clandestinidad el comentario envuelto en mortaja, la información descuadernada, sale el hecho, la acción, la subversión.

- Estamos tratando de colegir las informaciones que nos llegan de todo el país, añadió el ministro, y realmente en ninguna de hace mención de fallecimientos, pero, como se puede suponer, pillados por sorpresa como todo el mundo, todavía no estamos preparados para enunciar una primera idea sobre el origen del fenómeno y sobre sus implicaciones, tanto las inmediatas como las futuras. Como responsable de la cartera de sanidad, les aseguro a quienes me escuchan que no existe motivo alguno de alarma.

- Si he entendido bien lo que acabo de oír, -observó un periodista con tono que no quería parecer demasiado irónico- en su opinión de ministro ¿no es alarmante el hecho de que nadie esté muriendo?

- Exacto.

- Señor ministro, permítale que le recuerde que todavía ayer había personas que morían y a nadie se le pasaba por la cabeza que eso fuera alarmante.

- Es lógico, lo habitual es morir, y morir sólo es alarmante cuando las muertes se multiplican, una guerra, una epidemia, por ejemplo. Reconozco que el término alarma no tiene aquí cabida.

- ¿Qué otra palabra usaría señor ministro? Le pregunto porque como periodista consciente de mis obligaciones que presumo ser, me preocupa emplear el término exacto siempre que sea posible.

- No alimentemos falsas esperanzas.

Habría sido, sin duda, un buen y honesto titular para el periódico del día siguiente, pero el director, tras consultar con su redactor jefe, consideró desaconsejable, incluso desde el punto de vista empresarial, lanzar ese cubo de agua fría sobre el entusiasmo popular.

Percepción: hay prensa que solo informa, cuenta o narra, sin profundizar en investigaciones, sin entender quién es su público. Hay medios que no toman partido, y si lo toman, algunas veces se torna hipócrita. Hay medios que no quieresn quejas en sus buzones, dirigidas a los jefes de “irrespetuosos” del estatus quo.

- Ponga lo mismo de siempre, Año Nuevo, Vida Nueva, dijo el redactor jefe.

En el comunicado oficial, finalmente difundido cuando la noche ya iba avanzada, el jefe del gobierno ratificaba que no se había registrado ninguna defunción en todo el país desde el inicio del nuevo año. P21

- Aceptaremos el reto de la inmortalidad del cuerpo, exclamó en tono arrebatado, si ésa es la voluntad de dios, a quien agradeceremos por siempre jamás, con nuestras oraciones, que haya escogido al pueblo de este país como su instrumento.

- Le telefoneo para decirle que me siento profundamente consternado, le dice el cardenal en llamada telefónica.

- También yo, eminencia, la situación es muy grave.

- No se trata de eso. Sin muerte, óigame bien, señor primer ministro, sin muerte no hay resurrección, y sin resurrección no hay iglesia.

- Fue una simple frase de efecto destinada a impresionar, un remate del discurso, nada más, bien sabe que la política tiene estas necesidades.

- También la iglesia las tiene señor primer ministro, pero nosotros meditamos mucho antes de abrir la boca, no hablamos por hablar, calculamos los efectos a distancia.

Percepción: un remate de discurso. La mayoría de discursos no están pensados, redactado y hechos por quienes los leen. El discurso es manejado como otro elemento más de propaganda, de rendición de cuentas. Una frase de efecto. Frases que nacen para hacer daño o señalar tajantemente. Una frase que sirva de marca a un conjunto de hechos que describan un acto noticioso.

Aunque hubiese sido inmediatamente puesto en ridículo por los periódicos de la competencia, que fueron capaces de arrancar de la inspiración de sus redactores principales los más diversos y sustanciosos titulares, algunas veces dramático, líricos otras, y, aunque pocos, filosóficos o místicos, cuando no de conmovedora ingenuidad, como el de un diario popular que se contentó con la pregunta, ¿Y Ahora Qué Será De Nosotros?, añadiendo al final de la frase el alarde gráfico de una enorme interrogación, el ya comentado titular Año Nuevo, Vida Nueva.P 28

Así pues, no tuvieron los periódicos reticentes o problemáticos otra solución, y con éstos las televisiones y las radios afines, para unirse a la marea alta de alegría colectiva que se extendía de norte a sur y de este a oeste, refrescando las mentes temerosas y arrastrando lejos de la vista la larga sombra de tánatos. Con el paso de los días, y viendo que realmente no moría nadie, los pesimistas y los escépticos, poco a poco al principio, después en masa, se fueron uniendo al mare mágnum de ciudadanos que aprovechaban todas las ocasiones para salir a la calle y proclamar, y gritar, que, ahora sí, la vida es bella.P 29

Percepción: ¿diarios populares? ¿Cómo llamar los otros grandes medios? ¿No van para el pueblo? Es cierto que hay medios para públicos especializados y grupos minoritarios. Otros, son medios encajados en grupos más elitistas, en fin, la masa popular es la base primaria de la sociedad. Es la sociedad que construye, que sostiene, que multiplica la fuerza y la representa. Es como lo ilustra Fritz Lang en su película Metrópolis, que bajo la ciudad bella y futurista, vivía una sociedad obrera y subterránea, o como lo escenifica Charles Chaplin en su película Modern Times.

El gobierno quiere aprovechar esta oportunidad para informar a la población de que prosiguen a ritmo acelerado los trabajos de investigación que, así lo espera y confía, nos conducirán a un conocimiento satisfactorio de las causas, hasta este momento todavía misteriosas, de la súbita desaparición de la muerte. Igualmente informa que una nutrida comisión interdisciplinaria, incluyendo representantes de las diversas religiones en vigor y filósofos de las diversas escuelas en actividad, que en estos asuntos siempre tienen una palabra que decir, está encargada de la delicada tarea de reflexionar sobre lo que será un futuro sin muerte, al mismo tiempo que intentará elaborar una previsión plausible de los nuevos problemas que la sociedad tendrá que encarar, el principal de los cuales algunos han resumido en esta cruel pregunta, ¿Qué vamos a hacer con los viejos, si ya no está ahí la muerte para cortarles el exceso de veleidades macrobias? P 36

Una terrible amenaza que se avecina pondrá en peligro la supervivencia de nuestra industria, es lo que declaró ante los medios de comunicación social el presidente de la federación de compañías de seguros, refiriéndose a los muchos miles de cartas que, más o menos con idénticas palabras, como si las hubiesen copiado de un modelo único, estaban entrando en los últimos días en las empresas conteniendo una orden de cancelación inmediata de las pólizas de seguros de vida de los respectivos signatarios. Afirmabanéstos que, teniendo en cuenta el hecho público y notorio de que la muerte había puesto fin a sus días, era absurdo, por no decir simplemente estúpido, seguir pagando unas primas altísimas que sólo servirían, sin ninguna especie de contrapartida, para enriquecer todavía más a las compañías. P 41

- ¿Cómo se encuentra su suegro?

-Mi suegro y mi sobrino han muerto esta noche, los llevamos al otro lado de la frontera donde la muerte mantiene su actividad.

- ¡Los habéis matado! Exclamó el vecino. P 60

No fueron condenados ni en juzgados. Como un reguero de pólvora, la noticia corrió veloz por todo el país, los medios de comunicación vituperaron a los infames, las hermanas asesinas, el yerno instrumento del crimen, se lloraron lágrimas sobre el anciano y el inocente como si fueran el abuelo y el nieto que todos desearían haber tenido, por milésima vez los periódicosbienpensantes que actuaban como barómetros de la moralidad pública apuntaron el dedo hacia la imparable degradación de los valores tradicionales de la familia, fuente, causa y origen de todos los males en su opinión, y he aquí que cuarenta y ocho horas después comenzaron a llegar informaciones sobre prácticas idénticas que estaban sucediendo en todas las regiones fronterizas. P 61

Percepción: saramago llama la atención de medios oficialistas, entregados a la burocracia o el recurso público y son portadores de la voz nacionalista. Periódicos “bienpensantes” regulan los actos humanos, toman posición desde una base personal, subjetiva, excluyente, con tal de mantener la condición de tranquilidad de la nación y del periódico mismo.

Los medios de comunicación que antes vituperaron energéticamente a las hijas y al yerno del viejo enterrado con el nieto, incluyendo después en esa reprobación a la tía soltera, acusada de complicidad y connivencia, estigmatizaban ahora la crueldad y la falta de patriotismo de personas de apariencia decente que en esta circunstancia de gravísima crisis nacional dejaban caer la máscara hipocrática tras la cual escondían su verdadero carácter. P 73

Si a aquella primera familia no se le hubiese ocurrido que la solución del problema podría estar esperando al otro lado de la frontera, tal vez la situación en que hoy nos encontráramos sería diferente, si muchas familias no hubiesen seguido el ejemplo después, la maphia no habría aparecido queriendo explotar un negocio que simplemente no existiría. En teoría es así, aunque, como sabemos, ellos sean capacísimos de exprimir de una piedra el agua que no tiene y después venderla mas cara, pero de un modo u otro sigo sin ver qué idea es esa suya. P 73

Los periódicos de la oposición se hicieron eco del mal ambiente que se respiraba en los cuarteles, los periódicos afectos al gobierno negaron vehementemente que tales miasmas estuvieran envenenado el espíritu de cuerpo de las fuerzas armadas, pero lo cierto es que los rumores de que se estaba preparando un golpe militar, aunque nadie pudiera explicar por qué ni para qué, crecieron por todas partes e hicieron que de momento pasara a segundo plano del interés público el problema de los enfermos que no morían. P 79-80

Percepción: ¿oposición? Como reza en la columna de Héctor Abad Faciolince, el 27 de septiembre de 2009, “a Colombia le conviene que exista un sólido partido de izquierda democrática antiguerrillera”. La oposición debe nacer paralelo a los nuevos procesos de cambio. Oposición, oficialismo. La balanza de los hechos y la información, deben estar mediada por el desapego al medio en que se trabaja, pero primero estará el pan de cada día, que todos los periodistas puestos en común con la rebeldía, pero con la billetera vacía.

En carta al director de su periódico preferido, un lector se declaraba dispuesto a aceptar la idea de que la muerte había decidido aplazarse a sí misma, pero solicitaba, con todo respeto, que le dijeran como lo supo la iglesia y si realmente estaba tan bien informada, también debería saber cuánto tiempo iba a durar el aplazamiento. En nota de la redacción, el periódico le recordó al lector que se trataba simplemente de una propuesta de acción, por su puesto no llevada a la práctica hasta ahora, lo que ha de querer decir, así concluía, que la iglesia sabe tanto del asunto como nosotros, es decir, nada. P101.

Percepción: el lector ya no es el pasivo consumidor de información, hoy los modelos de comunicación ha tenido que replantear las nuevas fórmulas de participación. El lector participa, opina, cambia la agenda noticiosa de los medios, provee información, es copartícipe con los periodistas.

Por entonces alguien escribió un artículo reclamando que el debate regresara a la cuestión que le dio origen, o sea, si sí o no la muerte era una o era varias, si era singular muerte, o plural, en la pluma, denunciar que la iglesia, con esas suposiciones ambiguas, lo que pretende es ganar tiempo sin comprometerse, por eso se puso, como es su costumbre, a entablillar la pata de la rana, a dar una en el clavo y otra en la herradura. La primera de estas expresiones populares causó perplejidad entre los periodistas, que nunca tal habían leído u oído en toda su vida. No obstante, ante el enigma, estimulados por un saludable afán de competición personal, sacaron de las estanterías los diccionarios con que algunas veces se ayudaban a la hora de escribir sus artículos y noticias y se lanzaron a la descubierta de qué hacía allí ese batracio. No encontraron nada, o mejor, síencontraron el verbo entablillar, pero no consiguieron tocar el sentido profundo que las tres palabras juntas a la fuerza tendrían que tener. Hasta que se le ocurrió a alguien llamar a un viejo portero que vino del pueblo hace ya muchos años y de quien todos se reían porque, tanto tiempo después de vivir en la ciudad, todavía hablaba como si estuviera ante la chimenea contándoles historias a sus nietos. Le preguntaron si conocía la frase y el respondió que: P102

- Sí señor, que la conocía.

Le preguntaron si sabía qué significaba y él respondió

- que sí señor, lo sabía.

Entonces explíquela, dijo el redactor jefe:

- Entablillar, señores, es poner tablillas es los huesos partidos.

Hasta ahí llegamos, lo que queremos es que nos diga qué tiene eso que ver con la rana

- Lo tiene todo, nadie consigue poner tablillas en una rana.

¿Por qué?

- Porque ella nunca deja quieta la pata.

¿Y eso qué quiere decir?

Que es inútil intentarlo, que no se deja.

Pero no debe de ser eso lo que está en la frase del lector

- También se usa cuando tardamos demasiado tiempo en acabar un trabajo, y, si lo hacemos a posta entonces estamos taponando, entonces estamos entablillándole la pata a la rana.

O sea, que la iglesia está taponando, está entablillándole la pata a la rana.

Sí señor, así que el lector que escribió tenía toda la razón.

- Creo que sí, pero yo solo guardo la entrada de la puerta

Nos ha ayudado mucho

- No quieren que les explique otra frase

Cuál

- La del clavo y la herradura

No, ésa la conocemos, la practicamos todos los días P103.

Parte 2
Puntos de vista de José Saramago
Según entrevistas en varios medios

Saramago y la ética periodística
La Nación. Noticias de opinión. Publicado el martes 16 de febrero de 1999
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=128131
Accesado 11/11/2009

…Reconoció el escritor, recientemente, que se sentía inclinado a usar “palabras duras” para juzgar a algunos periodistas. Al mismo tiempo, reconoció que, a su turno, también los periodistas debían utilizarlas “para decir la verdad”, en vez de valerse del “algodón y la hipocresía”, de formas expresivas que no son sino “cortinas de humo para esconder la realidad que se quisiera denunciar”. Su apelación a los periodistas tuvo aristas dramáticas:”Que se entreguen -dijo-a esclarecer las cosas, mostrarlas, explicarlas… En muchos casos, no sirven para informar, para aclarar los hechos, para formar conciencias, sino para lo contrario”.

Saramago elogia la “fina inteligencia” de Umbral como contrapunto de frivolidad periodística
EFE. Actualizado 19-06-2009 21:15CET
http://www.soitu.es/soitu/2009/06/19/info/1245438944_347639.html
Accesado 11/11/2009

“Los periódicos están llenos de frivolidad, y si encendemos la televisión no digamos, pero es una tendencia que no sólo afecta a la clase periodística, sino que toca a todos”, ha manifestado Saramago durante la conferencia que ha clausurado la puesta de largo de la Fundación Francisco Umbral, que tendrá su sede en Valladolid.

“Además de lo que publican los periódicos, no siempre interesante y casi siempre discutible, existen unos pequeños espacios (columnas) formados por nombres que con el tiempo son conocidos y respetados”, ha añadido acerca de la faceta que básicamente caracterizó a la producción de Umbral, a la que dedicó casi 35 años, los últimos dieciocho en el diario “El Mundo”.

Saramago y Kapuscinski
Publicado el lunes, 20 de julio de 2009 por Ramón
http://www.ramonlobo.com/2009/07/20/saramago-y-kapuscinski/
Accesado 11/11/2009

(…) Cuando terminas de leer una obra maestra, como Guerra y Paz de Tolstoi, eres mejor persona. No sucede cuando lees un buen reportaje, con un buen reportaje sólo estás mejor informado”.

Saramago critica a periodistas, medios de comunicación y políticos en su próximo libro
Publicado en www.gacetadeprensa.com
Última actualización 08/03/2004@00:00:00 GMT+1
http://www.gacetadeprensa.com/noticia/5074/Prensa/.html
Accesado 11/11/2009

“Ensayo sobre la lucidez, critica a los medios de comunicación porque, para Saramago, son responsables de la preparación de las calamidades políticas y por estar más preocupados ‘por los titulares llamativos que por ponerse al servicio de la verdad”.

http://www.elmundo.es/magazine/num119/textos/entrevista1.html
Accesado 11/11/2009
Luis García, septiembre, 2001
Traducido del portugués por Ignacio Vázquez Molini.

Este reportaje es un extracto de una entrevista más extensa que fue publicada originalmente en el portal Literaturas.com y que cuenta con las autorizaciones respectivas para su reproducción en Bitácora.net y en Sappiens.com.

¿Habrá algo después de esta travesía del desierto?

J.S. No lo sé, pero hay una condición esencial: el respeto del otro, en ello se contiene todo, porque impide hacer daño. ¿Tiene sentido que se esté enviando al espacio una sonda para que explore Plutón mientras aquí la gente se muere de hambre? Estamos neuróticos. No sólo hay desigualdad en la distribución de la riqueza, sino en la satisfacción de las necesidades básicas. No nos orientamos por un sentido de la racionalidad mínima. La Tierra está rodeada de miles de satélites, podemos tener en casa cien canales de televisión, pero de qué nos sirve eso en este mundo donde mueren tantos. Es una neurosis colectiva, la gente ya no sabe lo que le conviene esencialmente para su felicidad. Vamos hacia los 500 canales y ¿para qué sirven?

P.-¿Para que no te cuestiones?

J.S. Exacto, para que no cuestiones al poder. El poder político es el que menos cuenta, el poder real es económico, y no es democrático; entonces, ¿tiene sentido que sigamos hablando de democracia? Me parece poco serio. Las noticias políticas no son más que declaraciones. Es como el mundo del fútbol, los presidentes se calumnian, se intrigan, protestan, pero ¿quién gobierna los países?: las finanzas internacionales.”No me hablen de la muerte porque ya la conozco”

El País, España. Publicado el 23 de noviembre 2008 por Manuel Rivas

http://www.elpais.com/articulo/portada/hablen/muerte/conozco/elpepusoceps/20081123elpepspor_3/Tes

Accesado 11/11/2009

García Márquez decía recientemente que “sufría como un perro” cuando leía la prensa. ¿Usted también está enojado con el periodismo de hoy?

Creo que Gabo dramatiza y yo ya no dramatizo nada. Tal vez es verdad que hay una cierta rebaja en la calidad de los escritos. Pero depende. ¿Cómo podemos decir que el periodismo de ahora es peor que el de antes? Pienso en Portugal, en España, con las dictaduras, cuando la información era intoxicación, y entonces, ya no sufro. Ni como un perro ni como nada.

No hace periodismo de redacción, pero vuelve a estar en primera línea. Un premio Nobel, un autor célebre, va y abre un sencillo ‘blog’ en la Red, ‘Cuaderno de Saramago’ (en portugués y castellano), como un aprendiz. Sus libros obtienen las mejores críticas en los principales medios de Estados Unidos, como ‘The Washington Post’ o ‘New Yorker’, sin importarles su posición política. Están en las librerías de todos los continentes. Podría publicar en los grandes medios de opinión. ¿Por qué ese ‘blog’? ¿Por disidencia?

Quizás es esa novedad de volver a empezar. Escribir sin ningún condicionamiento. Los medios te pagarían, claro está. Pero mira, ha ganado Obama, me felicito, y a continuación escribo un artículo en el que pido sin medias tintas el cierre de Guantánamo y el cese del bloqueo económico a Cuba. Y así, sobre lo que se me ocurre. En realidad, el sistema acaba por integrarte. En el fondo no eres más que una guinda en el pastel. Te toleran. Se ríen de ti. ¡Cosas de Saramago!

Lo que usted llama guindas pueden ser espacios de resistencia. Por lo que parece, el ridículo lo está haciendo el sistema. En un texto sobre Marcos Ana (en prisión franquista desde 1939 a 1961) usted hablaba de derrotar el cinismo, la indiferencia y la cobardía.

…Fíjese usted, António Guterres, cuando era primer ministro, declaró en una entrevista: “La política es el arte de no decir la verdad”. ¡Y nadie se levantó para protestar! Aunque no queramos, a los ciudadanos nos arrastra la corriente. O la estampida. Ahora bien, hay que decir: no estoy de acuerdo. El escepticismo no es resignación. Yo nunca me resignaré. Cada vez me siento más como un comunista libertario. Hay tres preguntas que no podemos dejar de hacernos en la vida: ¿por qué?, ¿para qué?, ¿para quién?

1 comment

  1. Julio Sanabria   •  

    Enorme trabajo que sirve de referencia eficiente para ubicar y conocer la gran pluma portugués. Su lectura juiciosa nos permite buscar títulos no leidos y motivarse cada vez más por su lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>