estéticas en el ofrecimiento de productos de calle

El vendedor de calle, ambulante o fijo, autorizado o invasor, fijo o de feria; es un gran conocedor de la importancia de la estética a la hora de promocionar visualmente sus productos. Armonía del color, contraste, agrupación, dirección, continuidad, entre muchos otros, son conceptos puestos en práctica por venteros que, quizás sin formación académica, ven potencializada la venta de sus productos al causar efectos sicológicos en la mente del potencial comprador.

El Orgasmatrón

– ¡Ay, mirá ese tipo tan raro con eso en la cabeza!
* Boba, ese es un orgasmatrón.
– ¿Un qué?
* Un aparatico que sirve para relajarla a una todo rico.
– ¡Ay tan cochina vos!
* No seas boba Matilde, es para hacerle cosquillitas en la cabeza a una.
– ¿Cosquillitas de aquellas, Rocío?
* ¿De cuáles? ¿de aquellas? Porque de esas no las siento hace milenios.
– De esas, las íntimas.
* No. Mirá, uno se pone eso en la cabeza, y lo mete en la cabeza y comienza uno a rascarse ahí
– ¿Ónde?
* En la cabeza. Como si uno tuviera carranchil.
– ¿Y cómo se llama eso?
* El Orgasmatrón.
– ¡Ay qué rico!

Ventas ambulantes en Maturín.