Vengo ofreciéndoles unos dulcesitos

Anteriormente uno le decía a una chica: “estás toda gordita, lo más de linda”. Señores, jamás se les vaya a ocurrir decirle eso a una mujer en el contexto actual: ES PECADO. O es factible que algún calificativo soez sea arrojado a tu humanidad de manera mental y sin que te des cuenta.

Recibido el consejo, procedamos a hacer público que toda mujer mantiene haciéndose algo para verse bien y para adelgazar. ¡Nunca es suficiente! Así que si quieres quedar bien con alguna mujer, es sino que le digas: “¿Qué estás haciendo que estás toda delgadita?”. Oh mundo maravilloso, oh primavera eterna, oh cielos y Tierra, la mujer que escuche estas palabras quedará eclipsada, hechizada y comprometida con la última estrategia que esté intentando para adelgazar: “Como que me está sirviendo esa vaina que me dijeron que tomara”, dirá la fémina, alegre y generosa.

Por mi parte, como dicen en los buses, vengo ofreciéndoles estos dulcesitos que a continuación narro sin compromiso alguno: gelatina de pata, sacamuelas, bombón de coco, bocadillo con quesillo, panelita de coco, colombinas, maní salado, maní dulce, arroz soplado, cofio, arequipito y quesito dulce, jalea negra. Pasaré por sus puestos, espero que me reciban, si alguien me ha de colaborar, la vida se los ha de pagar. ¡Muchas gracias!

Pucheros seniles, pensamientos juveniles

Esto podría ser lo que piensa el viejo:

  • Cuando jugaba hula-hula.
  • Cuando jugaba bote tarro (escondidijo).
  • Cuando jugaba yeimi.
  • Cuando comía corozo.
  • Cuando comía crispeticas rosadas.
  • Cuando comía arroz soplado.
  • Cuando me pegaban con verbena.
  • Cuando tuve zapatos.
  • Cuando me robé cinco centavitos.
  • Cuando comía cremas.
  • Cuando usé pantalón largo.
  • Cuando jugaba tocando puertas.
  • Cuando jugaba carritos.
  • Cuando hacía candeladas.
  • Cuando hacía comitivas.
  • Cuando me encaramaba a coger mangos biches.
  • Cuando comía limón con sal.
  • Cuando me echaban mertiolate.
  • Cuando me cascaron.
  • Cuando me dieron mis primeras llaves de la casa.
  • Cuando hacía mandados.
  • Cuando me comía la carne y dejaba la sopa.

¡Eh, siempre yo, pues! A ver, ayuden ustedes...

Dora Galeano:

  • Cuando me llevaban cargada al colegio para que no se me ensuciaran los zapatos.
    Cuando jugaba munequero.
    Cuando me rebolcaba en las mangas del barrio.
    Cuando esperaba a mi mama que llegara del centro con confites comprados en carabana.
    Cuando nos banabamos en las quebradas.
    Cuando cortabamos el chamizo para el arbol de navidad y luego lo forrabamos en algodon rosado.
    Cuando aun creia en el nino dios y los 3 reyes magos.
    Cuando recuerdo esos tiempos.

Alberto Mejía Vélez:

  • …Cuando rompímos el mejor pantalón aprendiendo a montar en bicicleta.
    Cuando entramos a la primera película para mayores.
    Cuando nos salió los asomos del bigote y nos tomamos la primera cerveza en la cantina de “Tito”.
    Cuando la primera novia nos regaló un pañuelito perfumado.
    Cuando llegaban las tías con regalos.
    Cuando jugabamos a los trompos, las bolas, pelota envenenada, escondidijos, coclí, “botellón”, chucha y tantos más.
    Cuando lloramos por el abandono de la niña de nuestros amores.
    Cuando nos pucimos el primer “cachaco” en Semana Santa.
    Cuando nos mamámos la ida a la escuela…vea Carlos sí quiere más, que le piquen caña.

Andres B :

  • hayyy… me di cuenta que ya estoy viejo, yo ya pienso en todas estas cosas.
    También me acuerdo de:
  • Las candeladas del diablo
    Bajar sentado en un patín por las faldas de Aranjuez
    Los perros que me perseguían por robar mangos
    Molestar los chivos de la bomba de Campo valdes
    Los litros de leche con tapa de aluminio
    Los sábados con Centella y Mazinger
    El juego de botatarro

juan celis :

  • El cofio, minisigui, las velitas….
  • Las bajadas en carro de rodillo hasta El Jordan, en Robledo.
  • Pescar corronchos en las quebradas(ya no hay ni una limpia.
  • Hacer globos y cometas, como me enseñó mi hermano.
  • Comer pecueca, chonta, uñaegato, moras.
  • Poder jugar pañuelito hasta la una de la mañana, tranquilos.
  • Kaliman, Arrieros somos, Montecristo, en la radio.
  • El rosario a las 6. Los mil jesuses… -y pobrecito el que se dormía- (uffff, todavía me duele el sentadero)
  • -!!!no corrás culicagado que más duro te doy!!!, y quién nos lo gritaba???
  • -la vecina buenona que nos tenía locos…
  • -ufff, remis, fierro, trompos, y perder todos los caramelos.
  • -los libros de Marcial Lafuente Estefanía, en San Juan, que nos cambiaban gratis por otro.
  • El jugo de naranja agria del gato negro.

otro que la siga pues…

Bombón de coco, arroz soplado, Supercoco

¿Don, me deja subir a trabajar? / Hágale por la de atrás

Señores y señoras, somos uns cooperativa de jóvenes que se sube a los buses vendiéndoles nuestros productos, con ellos, sostenemos a nuestras familias y algunos pagamos nuestros estudios.

Venimos por aquí vendiéndoles el rico y delicioso bombón de coco. Voy a pasar por el puesto de cada uno dejándoles una muestra sin compromiso. Quien nos desee apoyar, Dios se los ha de pagar: uno en 400, tres en mil.

Si desea llevar el combo completo por dos mil pesitos, les tenemos entonces: el famoso arroz soplado, tres Supercoco, dos arequipitos y los tres bombones que ya tienen en sus manos.

Socio, en la esquina. ¡Gracias niño!

Ahí les van los antojitos pal viernes.