Carros, carritos y carriolas de ‘Barrio Alegre’

Todos Ponen: http://www.tomatodo.net/index.php?option=com_community&view=photos&Itemid=85

Del contexto de TomaTodo 2 en el barrio Sagrado Corazón de Jesús, conocido entre sus gentes como ‘Barrio Alegre’.

Modificaciones, rcursividad, creatividad popular, adaptación, modificación y personalización de cuanta creación allí se da.

Algunos rostros del Sagrado Corazón de Jesús

Todos Ponen: http://www.tomatodo.net/index.php?option=com_community&view=photos&Itemid=85

En el desarrollo de TomaTodo 3, al barrio Sagrado Corazón de Jesús, conocido también entre quienes trabajan allí como Barrio Alegre. Antes se llamaba Barrio Triste.

  • Mecánico
  • Janeth, vendedora de tintos
  • Don Francisco ‘Pacho’, realiza carpas
  • Vendedora de tintos

Aquellos carros de rodillos

Éramos par piernipeludos y rodillones adolescentes, cuando mi finado amigo Herberth y yo, gozábamos la vida haciendo rechinar los rodillos de nuestros carritos de balineras contra la calle.

Chispas salían de las ruedas de metal y chispas salían de los vecinos, que desesperados, salían a exigirnos respeto y consideración. Tenían toda la razón. Quién se soportaba el desesperante ruido de ocho a diez cada noche.

¡Mi madre lo soportaba! Mi madre soportaba con alegría egoísta, las eclécticas, variadas y maldadosas creaciones de su bello engendro. Para colmo de males, Herberth –un cerebro fugado y finado- hacía con mejor factura, los carritos de salineras, lo que generó algunos pedidos por parte de Edwar Guillermo, y Wilson, vecinos nuestros.

Cuando los vecinos nos veían juntos y con mucha risa, se prestaban para la vigilancia y sacaban un rostro reservado para la iras caseras y comenzaban a preguntarse –Qué estarán tramando ya, estos dos- /…¡Un trabuco! Pero esa se las cuento después. Cosas que me pasan.

En la imagen: carrito de balineras que sirve a su dueño para hacer de mecánico itinerante, para trasladar la herramienta según su especialidad: muelles, ruedas y resortes. Lugar: barrio Sagrado Corazón de Jesús.

Aquellas manos que cosen

Aquellas manos que cosen, para luego poder comer. Aquellas manos que cosen, para luego poder ver a sus hijos levantarse. Aquellas manos que cosen, para luego poder comer pan y pez. Aquellas manos, que sin machismos cosen, esas mismas manos que acarician a sus hijos de regreso a casa. Aquellas poderosas manos que convierten el hilo en sueños; la tela, en artesanía; el machismo, en risa.

Esas son manos poderosas que no les dan pena “un que dirían”. Manos poderosas, que sin manicure trabajan, sin rangos ni abolengos. Son manos poderosas, de pieles curtidas y uñas non sanctas.

Así son las manos de quienes trabajan en el barrio Sagrado Corazón de Jesús, un grupo de trabajadores que tras de una Singer, una Paff o un híbrido, trabajan bajo las nubes como único techo. Trabajan en las esquinas, en plena acera, sin más luz que la que hizo Dios el día de la creación. Trabajan haciendo carpas para camiones, reparándolas, parchándolas, cogiéndole ruedo sin mucha factura, haciendo dobladillos y facturando a camioneros.

Así son las manos de algunas madres de nosostros, de algunas abuelas, de algunas tías casadas y de otras que no conocieron hombre. Manos sencillas y creadoras, sucias pero bendecidas, deformadas pero cariñosas, enfermas pero bienechoras, callosas pero expresivas.

Cambiando de tema: estoy actualizando desde la casa de una gran amiga y me acaba de pasar, sorprendida, un recibo de cobro a nombre del señor: Walt Disney de Jesús Vásquez… / … Había escuchado mucho de gente que tiene este nombre, pero no lo había visto tan de cerca, sólo me falta conocerlo, pero para ello me tocaría ir hasta Uramita, en Antioquia.

Tan juicioso que es él

- ¡Ay no jodás Berenice!, ¿Te vas a casar con él questá tan viejo?
* Vehh y por qué no. Él es muy juicioso, muy querendón y respetuoso ques lo importante
- ¿Cómo así que lo más importante?
* Ay vos sabés. Qué se va a poner uno con esas groserías. Ya uno con estos años y estos rollos que no los puedo ni esconder. Ay qué pena mija ponerse uno ya en esas.
- ¿Y sí es juicioso o hay que recogerle las porquerías de por ahí?
* ¡Que si qué! Rodolfo lava, plancha, zurce medias, cose lo más de bueno. Él fue el que le cogió a este slack.
- ¡Vea! ¿E hijos qué?
* Yas tan grandes, deso ya no hay qué preocuparse.
- Pues hasta bueno ome Odila. ¡Yo sí me quedé fue sola mija!…

En la imagen: Barrio Sagrado Corazón de Jesús. Zona de reparación de carpas para carrocerías. Cosen en plena calle y a la luz del día.