Vengo ofreciéndoles unos dulcesitos

Anteriormente uno le decía a una chica: “estás toda gordita, lo más de linda”. Señores, jamás se les vaya a ocurrir decirle eso a una mujer en el contexto actual: ES PECADO. O es factible que algún calificativo soez sea arrojado a tu humanidad de manera mental y sin que te des cuenta.

Recibido el consejo, procedamos a hacer público que toda mujer mantiene haciéndose algo para verse bien y para adelgazar. ¡Nunca es suficiente! Así que si quieres quedar bien con alguna mujer, es sino que le digas: “¿Qué estás haciendo que estás toda delgadita?”. Oh mundo maravilloso, oh primavera eterna, oh cielos y Tierra, la mujer que escuche estas palabras quedará eclipsada, hechizada y comprometida con la última estrategia que esté intentando para adelgazar: “Como que me está sirviendo esa vaina que me dijeron que tomara”, dirá la fémina, alegre y generosa.

Por mi parte, como dicen en los buses, vengo ofreciéndoles estos dulcesitos que a continuación narro sin compromiso alguno: gelatina de pata, sacamuelas, bombón de coco, bocadillo con quesillo, panelita de coco, colombinas, maní salado, maní dulce, arroz soplado, cofio, arequipito y quesito dulce, jalea negra. Pasaré por sus puestos, espero que me reciban, si alguien me ha de colaborar, la vida se los ha de pagar. ¡Muchas gracias!

Bombón de coco, arroz soplado, Supercoco

¿Don, me deja subir a trabajar? / Hágale por la de atrás

Señores y señoras, somos uns cooperativa de jóvenes que se sube a los buses vendiéndoles nuestros productos, con ellos, sostenemos a nuestras familias y algunos pagamos nuestros estudios.

Venimos por aquí vendiéndoles el rico y delicioso bombón de coco. Voy a pasar por el puesto de cada uno dejándoles una muestra sin compromiso. Quien nos desee apoyar, Dios se los ha de pagar: uno en 400, tres en mil.

Si desea llevar el combo completo por dos mil pesitos, les tenemos entonces: el famoso arroz soplado, tres Supercoco, dos arequipitos y los tres bombones que ya tienen en sus manos.

Socio, en la esquina. ¡Gracias niño!

Ahí les van los antojitos pal viernes.