Día sin brillo

Cajas chuteras. Así llaman a las cajitas de embolar de poca monta. Cajas que no tienenmucha elaboración artesanal y que pueden costar cualquier peso. Así es la caja de este improvisado embolador, una caja sin brillo como la mirada de él mismo, como su voz, ya que no puede expresarse bien. Una mirada perdida en los vacíos de su vida. Una sonrisa tenue, tímida y resignada.

Esperemos que ese camioncito consiga la carga que cada día necesita para transportar el alimento a una panza humilde.