Cinco razones para un moisés solitario

La imagen puede dara entender varias cosas:

  • Que el neonato ya no lo es tanto, que creció y pasó del moisés a la cuna de baranda.
  • Que el recién parido tenía todas las noches el vicio de jugar a que arrancaba el cubrelecho, hasta que quedó solo la entretela.
  • Que el modelito de moisés al niño no le gustó porque se creía de mejor cuna, que “¡qué mañesada era esa! se le logró interpretar.
  • Que el esposo se enteró que el embarazo de su esposa, era sólo una excusa más para retenerlo y que dicha compra era un artilugio más sin son ni ton.
  • Que el moisés no cupo en el colectivo de Itagüí y les tocó dejarlo y llevarse al “chino” cargado en brazos.