Los estratos de la carne

Verdad es que la vida tiene sus estratos, como lo tienen las comunas, los barrios, los restaurantes, los centros comerciales. Verdad es que cada uno tiene su público. Que las diferentes estratificaciones son causa de discriminación o de ordenamiento, en algunos casos. Pero qué triste sería que nuestro propio cuerpo fuera estratificado, y que valiera más mi oreja que mi ojo, o que el píloro fuera de “mejor familia” que el duodeno.

Le pasa a la vaca “por vaca”, le pasa al cerdo “por marrano. Su cuerpo entero está estratificado; peleado por unos, rechazado por otros, la carne de ambos animales es causa de diferencias y discusiones. No mal entiendan la siguiente lista, no se trata de estratos socio-económicos, sino, de los estratos de la pobre res.

Cortes de carne estratos alto (se sugiere de raza Angus Brangus):

  • Punta de anca (Asasr)
  • Solomo (Asasr)
  • Solomito (Asasr)

Cortes de carne estrato medio (Romosinuano, puede ser):

  • Tabla o capón (Moler)
  • Huevo de aldana (Moler)
  • Sobreanca, solomo extranjero (Freir)
  • Copete (Cocinar, sopas, sancocho)

Cortes de carne estrato bajo (cualquier vaquita sirve, coja o mal herida):

  • Tunas (Cocinar)
  • Sobrebarriga (Cocinar)
  • Tres telas (Cocinar)
  • Nuca (Desmechar)
  • Lagartón (para moler. Mucho ñervo)
  • Calambombo (Sustancia)
  • Hueso (Para sacarle el tuétano, chupaíto)

Y pa qué bobadas, pero es que una arepita con una sobrebarriga y hogao sabe deliciosa o un buen hueso en un sanchocho trifásico es indispensable. Pero no neguemos que una punta de anca es de lo mejor, eso sí, con gordito ¡por supuesto!

Datos aportados por Graciela López, auxiliar de una carnicería de Amagá, Antioquia.

¡Quedó mocha!

Una historia real, contada por Gloria Correa, gerente de una de las sedes del Banco BBVA en Medellín.

Una niña de tres años de edad, prima de una amiga de la familia, veía cada día, cómo cortaban la leña para el fogón de su casa.

Cierto día, jugando con su hermanito de dos años, la niña le indicó que pusiera la pierna encima del troco donde se cortaba la leña, para imitar lo que hacían sus padres a modo de juego. Solo que esta vez, en vez de un pedazo de madera, lo que cortó fue la pierna de su hermanito.

Como la historia me la contaron a medias, les quedo por confirmar si el hermanito de la niña, perdió la pierna del todo.

Carnicería itinerante en el municipio de Támesis. Parque principal.

¡Ah Mompa, tirame un huesito ome!

Este Mompa abrió tardecito hoy la carnicería y nada que saca la basura. Y él los jueves saca los calambombos que no le compran. (Silencio) Mompa, tirame un huesito ome, mirá que tengo el espinazo pegado y la tripa ya me suena. (Espera) ¿Y del tocino nada? Aunque sea un cartílago pa esta hambre tan brava.

Pensamientos de El Mono en Jericó a la entrada de una carnicería.

Sonrisa Giocondana en Amagá

Esa sonrisa Monalisa, es una sonrisa temerosa de que no se cumpla la promesa del Gobernador de Antioquia de meterle la mano al municipio de Amagá, que la verdad sea dicha, anda caido y desarreglado (El municipio). Las vías, su parque y el fenómeno de hundimiento de la banca y el daño en las viviendas, además del cierre de algunas minas; tienen a este municipio al borde de algún colapso, para no hablar de sus nuevos problemas de violencia.

Pero demás que la mano se le meterá a este municipio y la alegría dejara de ser giocondana para ser libremente expresiva y jocosa cuando estrenen parque, plaza de mercado y pase de nuevo el ferrocarril y vuelvan el color y alegría de otros tiempos.

Chorizo y papa rellena, viandas que mis visitantes de otras tierras no pueden disfrutar… Para ustedes, esta foto y el antojo de su olor grasoso y picante. Bien puedan descarguen esta foto y pongan a curar el choricito, que con limón y arepita, una buena tarde de recuerdos disfrutarán.

Nota del 16 de mayo de 2011: Amagá ya tiene su parque.