Estampitas de El Carmen de Viboral

Doñaaa… Doña, ¿hay bolis? (Imagen de patricia Valero, Directora de Planeación Estratégica Integral – Gobernación de Antioquia.

Déjeme ahí ajustaíta la puerta

Comentario de Gloria Ce: Dura Mune esa imagen de la casa. Me parece bien apropiada para estos días en que todos estamos dizque de fiesta porque el BID está cumpliendo 50 años y la realidad es que el tal “desarrollo” sólo ha sido para algunos, para el sector financiero que cada vez es más rico mientras otros apenas sobreviven. Estas cosas duelen, aunque uno a veces las olvida, pero esta imagen que publicaste hoy me toca de nuevo. Por fortuna existe el cariño de los amigos y la energía positiva de muchas personas que lo reconcilian a uno con la vida con todo y lo triste que puede llegar a ser.

Consuelo bendita, se largó a llover. Entrá la ropa querida.

Corresponsal: Carlos Torres del Departamento Administrativo de Planeación. Imágenes tomadas en El Carmen de Viboral, Subergión Oriente. Antioquia. Pillate otra imagen de Carlos Torres

Carretilla Mazda

Carretilla Mazda N° 213 para venta de Guayaba con paisaje de San Andrés. Dirección mecánica. Estacionado en Tejelo, donde la señora del dedo mocho vende una buena morcilla. Al fondo, señor con panza afuera.

Explosión de rojo en Medellín

La comunidad amante de este seco alimento se encuentra feliz con la explosión de color y sabor ante la cosecha de chontaduro visible en las calles del centro de Medellín. Confieso que nunca lo había probado, hasta que en el anterior fotopaseo bloguero, Verónica de CON QUÉ SE COME, me invitó a probar el sabor de estas teñidas fibras de chontaduro. Su sabor: Seco, algo graso, fibroso como mango maduro pero deshidratado, muy seco. De poco sabor hasta que se intensifica con sal. Su color: Un naranja quemado muy profundo, intenso y casi mentiroso o artificial. Es que hay que probar nuevos sabores y decidir si se repite o no.