¿Qué tal un tintico pa este frío?

Fríos mañaneros para no divorciarse de cobija alguna, para bautizarse en el aroma de un chocolatico caliente espumado con bolinillo y acompañado de un pandequeso o si se tiene, una torta de chócolo con cuajada por dentro (el quesito está haciendo más daño).

Fríos mañaneros para darle descanso a la tina de tanto trabajo sin descanso y abrazar el ser amado vecino de almohada. Ser mentirosos en estas mañanas y decir que “no estamos” a quien toque la puerta, cerrar cortinas para que no amanezca en el interior, apagar aparatos y no ir a trabajar.

Frios mañaneros para que la cama se estire lo que más pueda y reciba en su seno a los hijos que apenas comienzan las lides escolares, firmando una excusa falsa de que el niño estaba mal del “estomaguito”. Mañanas estas para pedir almuerzo a domicilio y no saber de obligaciones.

Rinnnggg / ¿aló? claro que sí jefe… ya voy para allá / ¿Quién era? / Mi jefe, que si lo que quiero es ir por la carta…

Imagen en el sector Guayaquil. Ver en la chacita, la cantidad de elementos adaptados, para formar uno solo objeto.