Generando Sonrisas, Uniendo Corazones

El indio con hambre no trabaja decía mi abuela, después de haberme levantado con los “tragos”, darme el desayuno y calentar cafecito para la mediamañana. Ambos sabíamos que café solo no vale, así que lo acompañábamos con pan o alguna arepa disponible.

En la Universidad Pontificia Bolivariana, el indio con hambre tampoco estudia. Por ello, la universidad, tiene la Fundación Solidaria, que atiende diferentes frentes de proyección social y tiene entre sus estrategias, el programa de Apoyo Alimentario, dirigido a estudiantes con deficiencias o necesidades alimenticias.

¿Estudiantes con hambre en la UPB? Los hay y también en EAFIT, como en otras universidades locales.

Es así como a cualquier hora del día, los estudiantes beneficiados por este programa, pueden reclamar un refrigerio en cualquier cafetería, que complemente su dieta alimenticia, sin tener que sufrir la discriminación de otros estudiantes con mejores recursos económicos. 40 millones de pesos son invertidos anualmente en este programa, cifra que tiende a crecer cada vez.

Pero la Fundación Solidaria tiene otros programas que benefician a la población estudiantil con necesidades económicas:
•    Tiquetes para fotocopias
•    Fondo Rotatorio de Auxilio Educativo
•    Plan Padrino
•    Intermediación Laboral
•    Instituto Técnico Acciones ITEA

Instituto Técnico Acciones ITEA

Conocido por sus vecinos como la UPB de San Blas y para llegar allí hay que pasar de la ciudad central y subir por la carretera vieja que lleva a Guarne, atravesar los diferentes sectores del barrio Manrique y llegar al barrio San José la Cima –muchos ni saben que así se llama- divisando las ropas que se la pasan oreándose y esperando un sol que las beneficie.

El ITEA es una institución técnica con formación para la incersión laboral y el desarrollo de proyectos productivos, está sembrada en la comuna 3 de Medellín, comuna habitada por gente del campo, desplazados por la violencia y otros cuantos, cegados por el analfabetismo, ciudadanos todos. Allí sin embargo se respira un aire de tranquilidad, su clima es positivo y sano tanto es así “que no tenemos celador en la sede, incluso en vacaciones” resalta Albeiro Betancour, Coordinador de la sede.

Allí los estudiantes se forman como Asistentes Administrativos con Énfasis en Contabilidad y Sistemas, Instalación de Redes Eléctricas y otros programas aprobados por el SENA y la Secretaría de Educación.

Esos son algunos aspectos de la Fundación Solidaria Universidad Pontificia Bolivariana, fundación que invierte en los más necesitados, que hace presencia en los barrios altos, proyectándose desde el Campus de Laureles hacia la ciudad, para llegar al barrio donde cuelgan las ropas a la vista de todos.

Quise resaltar esta fundación, por su obra social educativa, porque soy Bolivariano y porque nada mejor que estudiar y trabajar con la barriga llena. Si desea conocer más de la Fundación Solidaria, puede contactarse con su Director Ejecutivo, Monseñor Jorge Aníbal Rojas al (574) 414 46 07 / 412 62 81 o al buzón funsolidaria@upb.edu.co

Monseñor Jorge Aníbal Rojas

La Fundación también busca el apoyo de empresas que quieran formar parte de esta obra a través del programa Plan Padrino e Intermediación Laboral.

Tatiana. Trabaja actualmente en el ITEA de donde es graduada

Respuesta de Papá Noel

Estimado Federico Jaramillo Paz, recibí con sorpresa tu carta hace dos días, dado que apenas llegué de mi periplo por el mundo para renovar mis visas, cosa que en estos días está difícil, más aún, en tierras venezolanas.

Digo que la recibí con sorpresa, pues en esta época del calendario no suelo recibir epístolas pedigüeñas, con reportes de comportamiento escolar, y menos, adjuntando libreta de calificaciones. Con lo anterior, no estoy afirmando que tu comportamiento al adelantar las peticiones que relacionas de manera clara, sea imprudente, necia o impertinente; pero sugiero que sigas el protocolo que la tradición ha establecido para ello. Quiero realizar algunas notas al pie, acerca de algunas de tus líneas:

  • No me llames Santa Claus, llámame Noel, a secas.
  • No tengo pases para el espectáculo de la Noel, a realizarse en diciembre.
  • La trasparencia que me pides para el Congreso de tu país es un tema irrisorio.
  • Decirte que no conozco a ningún Carlos Gaviria o por lo menos, nunca he recibido carta suya.
  • No puedo quitar el impuesto al patrimonio ni el cuatro por mil.
  • Agilizarle la pensión a tu padre me es un tema imposible.
  • ¿De qué se trata eso de que los LGTB viajen en el último vagón del Metro de tu ciudad? La verdad no entendí tal locura.

Por lo demás, espera mi llegada los días 24 y 25 de diciembre del presente año, no sin antes advertirte que debes adjuntar a tu carta, el certificado del DAS vigente –no es que desconfíe de tu reporte ¿ok?-

Imagen tomada en muro del barrio Manrique, sector conocido como San Blas. Comuna 3 de Medellín.