“Gracias Fomento y Turismo por sacarnos del Desfile de Silleteros”.

“Gracias Fomento y Turismo por sacarnos del Desfile de Silleteros”. Así decía hoy la pancarta del Señor Colombia, una pancarta acostumbrada a llevar mensajes de paz, de solidaridad y de convivencia, pero que por estos días lleva una queja y un lamento en sus letras.

Luis Hernando Duque, quien se hace llamar El Señor Colombia, lleva varios años deambulando en cuanto desfile convoque gente y desde hace diez años en el Desfile de Silleteros, vestido siempre con su atuendo tricolor de pies a cabeza literalmente y en compañía de otro combo de “locos” que coinciden en dichas movilizaciones.

Varios son los mensajeros de paz que no podrán participar este año en el desfile, pues según el Señor Colombia, la oficina de Fomento y Turismo les negó su participación. Luis envió una carta a Cultura Ciudadana y ésta le fue reenviada a Fomento y Turismo, de donde le llegó la negativa. No veremos entonces a la Sirena Humana, a la Abuela Antioquia, al Hombre Cebra desfilando y haciéndonos reír con sus locuras este siete de agosto y la razón según Luis Hernando, es que Fomento y Turismo no los ve dentro del contexto del Desfile.

Luis Hernando se pregunta si no es motivo suficiente llevar su bicicleta silletera con un mensaje que promueve el buen trato a las mujeres. “Si hubiera hecho algo malo en los años anteriores, pero lo único que hago es llevar mi mensaje con amor” remata Luis con unos ojos rojos y húmedos por sus lágrimas.

Luis Hernando Duque es fotógrafo social y las ganancias de su trabajo las invierte poco en su manutención y sí mucho en patrocinar esa carrera por llevar sus mensajes de paz a las muchedumbres. Lo hace sin pedir, de manera silenciosa y con dolor por su país.

Estuvo presente en el concierto de Juanes en la frontera con Venezuela, estuvo en Venezuela, en Ecuador y en varias ciudades de Colombia llevando sus mensajes de paz, y aunque no lo desea, al parecer su siguiente destino es Estados Unidos.

Desde hace 25 años, la familia de Luis Hernando vive en Estados Unidos y desde siempre han querido robárselo de esta tierra sin convencerlo, pero la negativa que recibió este año para el Desfile de Silleteros, lo tiene pensando en aceptar la invitación. “Si no puedo llevar estos mensajes en mi propia tierra, tendré que irme a otro país y llevarlo desde allí”. El Señor Colombia.

La verdad a mi también me duele la no participación de este grupo de gente alegre en el remate del Desfile de Silleteros. Ellos son esos personajes variopintos que nos sacan risas a su paso, alegran la fiesta y llevan un mensaje que no le cuesta a nadie y son esos los personajes que me gusta registrar. Ya saben que este espacio es para ellos, para los rechazados, para lo menospreciado, para lo no visto y detallado.

Si en el Desfile a Caballo abundan los borrachos, los pedantes, los que maltratan a sus propios animales, los que le tiran sus semovientes a los carros y a los que van a pie, los que venden la manga de la Autopista Sur como palcos temporales; ¿será que pueden dejar a estos personajes rematar el Desfile de Silleteros?

Más de el Señor Colombia en Caracol, en el sitio web del municipio de Granada, Antioquia

Desfile a Caballo en la Feria de las Flores

Señores caballistas, el Desfile a Caballo que propone la Alcaldía de Medellín, no es para que mostremos al más borracho, al que le tira el caballo al público, no es para que miren por encima del hombro a los que vayamos a pie, ni para que se crean raza superior sólo porque un bello semoviente les rinde pleitecía.

Señores caballistas, el desfile no es para disfrazarse con la actitud de narcotraficante. Si van a beber, no lo es hasta caer “jinchos de la perra”. A quien van a exhibir es al caballo no a sus prestantes presencias, aunque dejar pasar jinetes ellas y ellos, bellos ellos y abundantes ellas, será imposible. Por favor, es un desfile a caballo, no una payasada de borrachos.

En la foto, mi propio Desfile a Caballo en la carrera Carabobo, una calle peatonal de puro comercio en Medellín, lo mejor que han podido hacer para el centro de esta ciudad.