Obleas con arequipe

En muchas cosas soy tradicional, como en el comer oblea. Me gusta, simplemente, comerla con arequipe, y ahora que hay mayores descubrimientos, agregarle crema de leche para bajarle un poco el dulce que por momentos hostiga.

El liberalismo en las comidas y la necesidad de variar de receta, ha llevado a que hoy en día la oblea sea vendida con demasiados ingredientes como para saborear cada uno de ellos: arequipe, leche condensada, queso costeño, bolitas de colores, chispas de chocolate y la ya mencionada crema de leche.
¿Cómo alcanza alguien ha disfrutar tantos sabores en una sola servida? Por lo menos yo no puedo, prefiero disfrutar una breve combinación que me haga saborear sencillamente un buen rato.

Mi madre quedó en deuda conmigo al prometer que me compraría una máquina para fabricar obleas, ya que ella conocía la receta para prepararlas… -Oiga, Marlene, ¿qué hubo pues de la maquinita? Han pasado 30 años y nada, mija.

La de la imagen las venden en Comfama de Rionegro.