Afiches y verduras: dos caminos tan diferentes

Doña Martha y don Jesús tienen negocios muy diferentes. Ella por un lado, encontró que a la gente le llama la atención los carteles bonitos de novelas y artistas famosos y que a los niños les encanta los adhesivos para pegar en todas partes; mientras que a él, le interesa más que la gente se alimente bien y por eso decidió desde hace 10 años vender frutas y algo de verduras.

Sin embargo doña Martha y don Jesús tienen algo en común: son esposos desde hace 15 años.

Colaboración de Juan Camilo Orrego Soto / Fotos tomadas en Girardota

Rellenando chorizos en Girardota

Y así entre charla y charla con su amigo el vendedor de variedades, don Mario embute y embute el relleno a la tripa ayudándose de un palito por aquello de la higiene, para luego hacer las divisiones y poner a secar el chorizo que luego venderá. La carne que ya no se vendió se la llevara en las bolsas que hay entre la bolsa que dice comcel a donde su amiga doña Nora, la vendedora de plátano, banano y verduras que tiene una nevera y que siempre le hace el favor de guardare la carne que al día siguiente esperara vender; por eso es a doña Nora a quien siempre le vende la mejor carne.

Si me vas a dar morcilla, que no sea el obispo

Si vas a comer morcilla, ya lo había dicho antes, pegate la ida a Tejelo en pleno centro de Medellín, detrás del edificio viejo de EPM, andá donde la señora del dedo mocho que es la mejor y te da la prueba como aperitivo. Eso sí, pedí la delgadita que es la buena, no el obispo y que te eche algo de buche y pajarilla.

Si vas a comer carne, podés ir a Lovaina y sentarte donde encuentre puesto y sentarse a “jalar” carne, porque de cubiertos nada. Allí te dan arepa con quesito como pa que pasés el saborcito asado y diluís con gaseosa.

Si vas a comer sancocho de pescado, aunque no he ido, dicen que el mejor en Medellín se lo puede comer sudando, en la Plaza Minorista. Echale un limón bien bueno, acompañalo de un aguacate entero que allá hay de sobra en el segundo piso.

Si vas a comer chunchurria, la podés encontrar después de las siete de la noche en Junín con la Playa, Avenida Oriental con la Playa; pero te recomiendo mejor que la comprés en la plaza y si sos escrupuloso, lavás el tripitorio por dentro y fritalo vos mismo que te queden bien tostados. Limón y arepa acompañantes perfectos.

Si de arepa de chócolo se trata, tenés que pagar una carrerita a Buenos Aires cerca a la iglesia, porque en Arepas de la Primera, Segunda y Tercera Negra en la autopista Medellín Bogotá ya no venden nada. Pedí otro quesito más y lo pagás que no hay problema, lo bueno es tapizar la superficie de blanco manjar.

Si por chorizo vas, ahí si te tenés que pegar la ida a donde Doña Rosa en cualquiera de sus sedes, chocolate y una buena compañía que sepa conversar de cosas montañeras, porque allá no se va a mirar por encima del hombro, ni de plan esnobista.

Y para los que siguen alguna dieta, pues conmigo se fregaron porque no sé que son esas cosas; eso sí, de yerbitas para el hígado digame qué tiene, que a mi abuela le heredé tal conocimiento de aguas amargas que evito las pastillas para reemplazarlas por llantén, colecaballo, caléndula, menta, yerbabuena -pero de la buena- y un centenar más.

Imágenes tomadas en el parque principal de Girardota, Antioquia.

Mercado de domingo en Girardota

S – ¿A cómo el platanito señor?
V – ¿Cuánto iba a llevar mi señora, quiere el gajo?
S – No tanto no, yo vivo sola, es pa llevar dos pintoncitos
S – ¿Y la naranja?
V – Me llegó esta mañana, está dulcesita muy buena ¿Una docena?
S – Noo, cómo se le ocurre, yo es pa llevar dos no más.
S – Y esa yuquita ¿A cómo la tiene?
V – Esa me vino muy paluda, si quiere la lleva pa moler con el maíz pa` `cer arepas.
S – Écheme pues dos pabilitos desos, pero ¿me los encima a lo que llevo?
V – Eh mi señora, pero usté si vino hoy como vaca amarrada
S – Hágame la caridad sies tan amable…

Diálogos comunes. Parque principal en el municipio de Girardota, Antioquia.