Creo

  • No creo de a mucho en los bancos
  • No creo en el pan de tres días
  • No creo en los productos light
  • No creo en los taxistas que se quedan con la devuelta
  • No creo en las sopas que vienen en sobre
  • No creo en los comentarios si autor (chismes)
  • No creo en las promesas
  • No creo en horóscopos
  • No creo la hora de cualquier reloj
  • No creo en pronósticos del clima
  • No creo en el micro ondas
  • No creo en las barras de fúltbol

  • Creo en un expreso corto de Juan Valdez
  • Creo en la hora de mi reloj
  • Creo en el arroz calentado en sartén
  • Creo en las natilleras
  • Creo en mi familia
  • Creo en la arepa de maíz molido
  • Creo en la empanada de misa y sin carne
  • Creo en los juguetes de hojalata
  • Creo en la recursividad de los niños que viven en barrios marginados
  • Creo en una mata (planta) sembrada en un tarro de galletas
  • Creo en el café de grano
  • Creo en las saliditas a caminar

¿Y vos en qué crees? / Lustrador de zapatos en Carabobo, Iglesia de la Veracruz.

Las famosas Cucas

La foto de esta cajita de embolar me hace recordar las famosas cucas que comía de niño.

Las Cucas, son unas galletas muy famosas en Medellín, unas galletas semiduras oscuras cuya receta desconozco pero que su sabor se puede comparar con el de las Luisas en Jericó, Antioquia.

Las cucas son precisas para combinar con leche, en horas de la tarde y especiales para detener la jugarreta de los niños a esas mismas horas o para recibirlos del colegio.

¿Y qué tiene que ver la caja de embolar con dichas galletas? / No, nada. Se me vinieron a la cabeza.

Cajita de embolar tallada en bajo relieve con figura de mujer en poses eróticas. Lijadas ambas cajas.  A primera vista no falta quien las critique, pero  si nos imagináramos que fueron  hechas con base en las obras de Débora Arango, entonces ya lo pensaríamos dos veces… / ¿Y es que el señor ese sabe de Débora Arango y talló a esta mujer con base en sus obras? / No, pero ahí mismo cambiaríamos el semblante y admiraríamos más y sin censurar.

Cajita de lustrar. Foto tomada en Carabobo cerca a la Iglesia de la Veracruz