Lustrador acicalado

Libardo castaño Gaviria.

Lustrador bonachón, cargado con cientos de símbolos hechos objeto, cargando su propia colección de baratijas y carajadas, llevando el peso del signo, del objeto kitsch, del objeto aparentemente inútil y llevando por siempre una sonrisa.

Está en Manizales, esperando cliente, esperando un par de sucios zapatos y a su dueño, esperando un saludo o simplemente viendo gente, caminando con su afán y con su aterradora indeferencia para con sus pares.

Así son estos seres, así son estos nuestros hermanos de especie: menospreciados algunas veces.

Creo

  • No creo de a mucho en los bancos
  • No creo en el pan de tres días
  • No creo en los productos light
  • No creo en los taxistas que se quedan con la devuelta
  • No creo en las sopas que vienen en sobre
  • No creo en los comentarios si autor (chismes)
  • No creo en las promesas
  • No creo en horóscopos
  • No creo la hora de cualquier reloj
  • No creo en pronósticos del clima
  • No creo en el micro ondas
  • No creo en las barras de fúltbol

  • Creo en un expreso corto de Juan Valdez
  • Creo en la hora de mi reloj
  • Creo en el arroz calentado en sartén
  • Creo en las natilleras
  • Creo en mi familia
  • Creo en la arepa de maíz molido
  • Creo en la empanada de misa y sin carne
  • Creo en los juguetes de hojalata
  • Creo en la recursividad de los niños que viven en barrios marginados
  • Creo en una mata (planta) sembrada en un tarro de galletas
  • Creo en el café de grano
  • Creo en las saliditas a caminar

¿Y vos en qué crees? / Lustrador de zapatos en Carabobo, Iglesia de la Veracruz.