Que ruede la rueda, que nosotros partimos sin remedio

Por: Marta Eugenia Laverde Córdoba. Asesora y Consultora en Educación ambiental. Graduada en Filosofía.

Existen estrategias que te pueden atrapar cuando ruedas mucho en el mismo lugar.

Frente a mí las ruedas de cicla que intentaban contar una historia y no les era posible lograrlo, pero no me atrevía a moverme por temor de que ellas me ayudaran a pensar, allí atrapadas, en su gran inutilidad y a partir de esa razón, busco los insumos más útiles para lograrlo, la idea es que todo el mundo pueda rodar en ellas.

Todo esto es lo que conforma los insumos de la realidad, de una situación sobre ruedas: ¿es cierto que la rueda, rueda? .

La vida, bastante moderna, no ha podido desafiar a la rueda; el viajero que rueda desafía al tiempo y al espacio, las fibras reemplazan los cables de cobre. ¡Cuánta deuda va creciendo calle abajo!, en cada rueda hay una historia, no hay que retenerla, hay que lanzarlas a las calles rotas, a los semáforos en amarillo, desbocarlas en la ciclo vía, dejar que entreguen nuestras fuerzas al camino y que rueden por los campos, cual cosecha.

Que ruede la rueda, que nosotros partimos sin remedio.