Métodos de preparación: embudo

Los métodos filtrados usan justamente filtros, y usan la gravedad para la separación. Es el método que usan aquellas cafeteras a las que se les condiciona un filtro de papel, se les agrega café y la máquina hace el resto calentando el agua y vertiéndola sobre el grano molido para luego caer al recipiente dispuesto para ello.

Los aficionados y profesionales del tema conocen herramientas diseñadas para uno de estos métodos como el V60 o la Melita, como el que muestra la última foto; una especie de embudo con diseño para ubicarlo sobre el recipiente de preparación disponible en tiendas especializadas. Sin embargo, me gusta enseñar a partir de herramientas que tengamos en casa como un embudo. No podemos complicar el método porque existen tipos de embudo según sea el uso para el que fue diseñado; personalmente tengo dos: el de la foto para 2 ó 3 tazas, y uno para 1 taza de café.

Necesitamos:

  • 1 embudo, el cual solo destinaremos para el café.
  • Filtro para cafeteras.
  • Jarra o recipiente receptor.
  • Café molienda media.

Ponga a calentar agua y no la deje hervir; bájela o apague el calor justo antes del momento de hervir (El agua debe estar entre 90 y 96°C). Doble el filtro en 4 partes y separe una de tal manera que forme un cono, como lo muestra la imagen 2. Vierta un poco de agua para humedecer el filtro para acondicionar y reducir el sabor a papel. Esta misma agua que cae pre-calentará la jarra o la taza para que el café no se enfríe tan rápido. Bote el agua con que lavó el filtro y agregue café, una cucharada por taza (7 a 10 gramos por 100 a 120 ml de agua). Es decir, una cucharada de café por cada pocillo de agua. Lo mejor es que usted mismo vaya encontrando la relación que más le guste y con la que encuentre un mejor resultado; pues todos podemos tener un perfil de taza distinto.

Vierta un poco de agua y humedezca el grano y espere 30 segundos para que el café respire sus gases. Continúe vertiendo el agua de manera suave y tratando de que el agua permee todo el café de manera homogénea. Espere que decante, retire el embudo y sirva. Los instructores y conocedores, recomiendan no dejar pasar 4 minutos en esta preparación para obtener los sabores ideales.

Así que si la afición es mucha, puede comprar el V60, la Melita o un Dripper; en caso contrario, ya tiene un método económico que le dará una taza limpia de sólidos solubles.

En la foto 3, se ve el momento en que se remoja el café y se le deja respirar.