Los Churritos de Mentol

Que después no diga Diana mi esposa que no la invité y que no la saqué a pasear. Nos encontrábamos en las fiestas del Cacique Toné en el municipio de URRAO y de vuelta al parque encontramos este puesto de venta de churritos y se nos antojó una “mecatiada*” ¿pero quién come churritos que sepan a MENTOL? El mentol tal vez para destapar la nariz, cepillarse los dientes, pero no para unos churritos.

Pero como soy tan metido, me acerqué a la vendedora y le pregunté ¿Venga, señora, de verdad saben a mentol esos churritos? y ella con una sonrisa como ya acostumbrada a esa pregunta me respondió: “Lo que pasa es que al anterior dueño de este carrito le decían Mentol, y por esos son famosos aquí los Churritos de Mentol”. Fui y le di la razón a Diana y una pruebita que la vendedora me dió. ¡Y pa qué tanta vaina si nisiquiera compramos churros!

 

Mecatiar*= Gastarse la plata en comidas ligeras o rápidas generalmente poco sanas y sí muy ricas, para después la mujer estarse arrepintiendo al ver llantas y conejos en su silueta femenina.