¡Pura carreta!

Engalladas, repintadas, enllantadas, pintorescas, personalizadas, trajinadas, andariegas y errabundas. Así son esas carretas que visitan los últimos rincones de la urbe, día y noche, empujadas por jóvenes y veteranos vendedores que deambulan vendiendo: sabores a piña y mango, tomate y aguacate, papaya y naranjo.

Pero hay una queja en mis palabras, y es la insoportable potencia de sus perifoneos por megáfono, vendiendo a mil la docena, tres en quinientos y dos en mil. Es la insoportable bulla que se arma en las noches del centro. Sus precios baratos ahogan al más sordo. Sus gritos parecen gargarismos amplificados.

No todo carretillero contamina con sus cantos a voz en cuello, otros, más lentos, caminan llevando trasteos de cuandra en cuadra, descargan mercados en la plaza, llevan basura de un lado a otro, acompañados muchas veces, sobre todo recicladores, por perros vagabundos y amigueros.

Esos perros que se las saben todas viajan barato, empujados por sus dueños, perros viajeros, nómadas del viento, perros fieles a su mugre y a su dueño, perros carretilleros.

La imagen de “La Bestia Indomable” fue tomada en el mercado de Tejelo.

Si tiene perro, y si éste es callejero, aquí le vendo una, de carretillero.

Mercados de Valdivia, Chile

Aún sigue vigente, mientras dure este blog, la convocatoria que les hago a los que están por fuera de Colombia, para que sean mis colaboradores enviándome imágenes de los mercados del mundo. Para esta ocasión, tengo como invitada a mi amiga Gloria Cecilia Estrada con un texto personal sobre su paso mochilero por Chile. Mercado fluvial de la bellísima, encantadora e inolvidable ciudad de Valdivia. Imágenes de Gloria y mi otro gran amigo Carlos Mario Guisao, ambos periodistas.

VALDIVIA, Chile
(…) Valdivia nos había hecho suyos en un prado verde, húmedo. En silencio. Frío. Un atardecer con comercio cerrado. Con olor a pescado y leones marinos y gaviotas al lado del mercado. Un barco viejo lleno de estudiantes y señoras que nos llevó a la isla de Mancera y a la Bahía de Corral en la desembocadura del río Valdivia. La orilla del río Calle Calle. Una ciudad puerto pueblo en el Pacífico que se había hundido en 1960 y que recibía la noticia de un maremoto con miles de muertos en el Asia. ¿Habrá repercusiones en este lado del mundo? Expertos en la prensa luchaban contra la tensión. En medio de eso, un grupo que peleaba contra la contaminación provocada por las fábricas en los ríos de Valdivia. Y que llenó el parque de la localidad con letreros en cartulina que preguntaban por los cisnes. ¿Adónde se habían ido y por qué?

Por allí estaban también los torreones españoles que nos hicieron imaginar cómo habría sido aquella ocupación holandesa en el siglo XVII y luego la batalla dada por los españoles que quisieron recuperar a Valdivia. La bella Valdivia que trajimos con nosotros para siempre. En la que nos recibieron con un mapita en la terminal de transportes. Donde nos hospedamos en Aires Buenos junto con mochileros europeos.

En Valdivia fuimos hasta La última frontera, un bar de luz tenue, con una mesera de pelo pintado que alabó nuestro cuidado al hablar, no como ellos, dijo. Una última frontera que nos enamoró más al lado de la Avenida Costanera. Los barcos que transportaban vigas. Un muellecito de madera podrida. Enclenque. Donde temerarios nos sentamos a escuchar el silencio, el agua, a ver las ondas y unas gaviotas en los troncos carcomidos. Donde yo vi unos ojos perplejos que me miraban llenos de preguntas. La calle del General Lagos donde vimos las casas grandes y hermosas. Con techos inclinados y paredes recubiertas con zinc. La calle Esmeralda. El sol cayendo casi a las diez de la noche en un naranja petrificante y enmudecedor. (…)
GE Enero de 2005

Quiero ver más mercados del mundo…

Mercado de Chacao en Caracas… Todos somos iguales

Quiero participarles del correo que me envía Julio Eduardo, quien nos colabora con estas fotos que nos unen y nos despojan de diferencias malignas y nos unen en semejanzas bienhechoras. Caracas, zona de Chacao.

Vivo en Caracas Venezuela desde hace 35 años, peno nací en el Carmen de Viboral, uno de los pueblos de Oriente Antioqueño. (Hablando del blog) Vi fotos tomadas en San Antonio de Pereira, en Santa Fe de Antioquia, la zona de EEPP, la Veracruz, La Playa.  Hace poco estuve en Medellín, y temprano me llegué a la Alpujarra, también vi los aguaceros pasados que mencionan anteriormente y recorrí desde allí hasta el Parque de las Esculturas de Botero, y cuando me decido a abrir su blog veo y siento que por su culpa, para bien, me ha hecho sentir en cada uno de esos espacios preciosos de nuestra bella y querida Medellín y Antioquia.

Fueron muchas las referencias para hacerme sentir muy bien. También le hablo de la Retreta del Parque Bolívar, me pareció extraño no verle fotos o comentarios al respeto, igual del Pasaje Junín. Por ahí mencionaron el teatro María Victoria en uno de sus comentarios… Muchos recuerdos de joven.

Disculpe Ud. por extenderme en este comentario, pero no pude aguantar la alegría de que su persona me tuvo muy en cuenta.

Pueblos para visitar del Oriente Antioqueño. Comencemos: Guarne, Marinilla, Rionegro, El Carmen de Viboral, Santuario, La Ceja, El Retiro, Guatapé.  Siga haciendo fotos majestuosas de todos estos bellos pueblos de nuestra querida Antioquia. Es UNICA. Julio Eduardo Gómez Pareja.




La democracia del color en los mercados del mundo

Tenemos la segunda parte de la colaboración especial de Eliana Vásquez Osorio desde Rotterdam en Holanda. Sus fotos corresponden a tres ciudades. Ponga el cursor encima de la foto para que identifique la ciudad a la que corresponde. Para ampliarlas, dé click sobre la imagen:

- Bakhtapur.  Es una ciudad pequeña cerca de Kathmandú (la capital de Nepal).  Hace muchísimo tiempo habían 3 reinos en el area: Kathmandú, Bakhtapur y Patan.  Cada ciudad tiene su castillo y sus templos.  Es realmente interesante e impresionante caminar por esas ciudades).  Pero bueno, estas fotos no son del mercado principal (la verdad es que no se si hay tal mercado), son fotos de “tiendas” en una de las calles principales.  Me encanta como las mujeres se visten!  es todo un arcoiris en las calles.  :)

- Barcelona. Son fotos del mercado de la Boquería, frente a la Rambla.  Esa parte de la ciudad es muy turística, pero el mercado creo que es original. Venden pescados, frutas, granos, nueces, vegetales, etc…   Cuando estábamos de paseo nos encontramos con productos de Colombia, y fue cheverísimo! :)   El tarrito rojo, milo, chocolisto, seba-seba, areparina (?), bocadillos y galletas de soda… :)  Claro que es de esperarse, pues la comunidad colombiana en España es grande, pero de todas formas fue una sorpresa muy rica.

- Nyons.  Es una ciudad pequeñita mas o menos al sur de Francia que huele a Lavanda en verano. Cuando es día de mercado empiezan bien temprano, y el mercado puede ocupar buena parte de la ciudad. En verano el mercado se llena de artistas, gente cantando, tocando instrumentos y todo esto.  En otoño o invierno el mercado es mas pequeño y menos animado, pero aún así vale la pena madrugar! En esa parte de Francia producen y comercian jabones, hechos artesanalmente

 

 Ya hay más fotos en el blog de mi amiga Patricia, Me cansé de trabajar…