Se levantan las dietas para hoy

Amadas lectoras… No. Estimadas lectoras, no sea que mi esposa increpe, hoy, en nombre del hombre y en total conmiseración con las mujeres que sufren por voluntad propia, que no se comen un chicharrón, un postre, una mísera chocolatina; que solo se alimentan de agua y lechuga, y no porque el agua sea mala, bendita sea ella creación divina, hoy, tengan la bondad con ustedes mismas de comer lo que quieran: postres, natas, azúcar, chocolate, chicharrón, pernil, ala con cuero, costilla, solomo tres cuartos, merengón, fruta dulce.

Si el esposo las regaña, demalas. Si suben 500 gramos, el lunes inician nuevamente. No me mal entiendan, no me pongan cachos que no soy mala influencia. Como se ven de bonitas sin presiones de la pesa.

¿Y a los hombres que mensaje les tengo? Con ellos no h ay problema, mi público masculino no sufre carajadas, comemos sin remordimientos, repetimos sin tener que confesarnos. No reparamos en calorías, en grasa y contenido nutricional. Sabemos que la felicidad está en no leer el cuadrito de atrás. “Es que mi médico me prohibió aquello y eso”, escucho decir. Pues haga caso que su caso es distinto.

Nos vemos el lunes con nuevas promesas, con dietas mil veces interrumpidas, esta es la vida. Merengón de San Antonio de Pereira para los antojados de un preparito dulce.