Se arregla la de-presión / La olla atómica

Las palabras van de acuerdo a los tiempos. En los setentas esta olla que ven en la imagen era bautizada como la OLLA ATÓMICA. Era la época de la Hormiga Atómica, de la guerra fría y la amenaza de la bomba atómica. Se imagina uno que los caldos que dentro de dicha olla se cocinan, son verdes, gelatinosos y radioactivos, veneno para el cuerpo, residuos de la materia, humus apestoso. Y nada, allí se hacen muy buenos sancochos, sudaos rápidos cuando se está de afán, papas cocidas para acompañar el pollo y demás. Y el término que usan las señoras para comenzar a cocinar es “Voy a LEVANTAR un sudao rapidito”.

Hoy en día, consecuente con la época, las presiones y acosos laborales, esta olla es llamada la OLLA A PRESIÓN y en ella se “levantan” los mismos y cotidianos platos de la cocina criolla. Un buen invento. Pero ojo, no la ponga en alto, póngala en medio o en bajo. O como dicen en mi casa materna… “póngame la olla en LON. Siempre creí que LON era una baja temperatura hasta que entendí y corregí que se decía LOU (LOW). Montañero que es uno.

San Pedro de los Milagros. Subregión Norte de Antioquia.

La olla a presión o la olla atómica

– Bertha, ¿qué son esas ollas ahí montadas?
* Es que puse a levantar un sancocho pa 14 personas
– sí mija, pero ¿y esa olla de encima, qués eso, vos es que sos boba?
* Ahi mija, es que mi estufita solo tiene dos puestos
– ¿Y vos sos boba que eso se te va a calentar ahí?
* ¿y entonces qué hago Margot? Yastán que llegan ¡por dios y por la virgen!
– Yo tengo un calentaíto de ayer, de parte muy aseada
* ¡Qué pena! no ve que los que vienen son esos señores de la alcaldía
– ¡Ah mija, que sepan las peripecias por las que pasa una!
* Andá fiame unas arepas en la esquina y comprate una empella, pa echarle
– Pase pues la plata

Venta de ollas y demás cachivaches de cocina de segunda. Centro Comercial Medellín, contiguo a la Plaza Minorista.

5 cosas que antes se reparaban

5 cosas que antes se reparaban, no sé ahora.

  • El caucho de la olla a presión (Olla atómica, olla pitadora). Un señor pasaba gritando vendiendo el repuesto.
  • La manilla de algodón que sirve de mecha para el fogón de petróleo de mi abuela
  • Las tijeras y los cuchillos se los dejaba a un señor que pasaba por la casa afilándolos
  • Los cables de asbesto de la estufa que mamá mantenia arreglando
  • A las estanterías, camas, bibliotecas, escaparates y chifonier, se les ponía una tranca o cuña que ayudara en cualquier desnivel. La cuña era cualquier volante de esos que echan debajo de la puerta, doblado en 8.