Fiestas de la Papa en La Unión

Bondadoso terrón de tierra transformado en alimento, de pobres, de ricos; todos de ti se alimentan. En variadas formas, en hervores y en fritangas; en tajadas, en palitos; en piedra, en puré. Bienaventurada tu existencia cuando eres desenterrada, lavada y acariciada, vendida en mercados, pelada y servida. Has llenado la panza de muchos y hasta licor de tu interior sale. Te bendigo papa por tu bienhechora presencia en nuestros platos cada día.

Fiestas de la papa en el municipio de La Unión, Oriente antioqueño.

¿Cómo te gusta la papa? ¿Qué receta tienes?

Lavadores de papa en Sonsón

* Elkin Fernando, vaya a la tienda y me compra dos kilos de papa.
– Amá, mande a Francisca ¡siempre yo!
* Ella está ‘ciendo oficio*. Vaya hágame’l favor.

- Don Roque, que si me vende dos kilos de papa y dos Bon Bon Bum, y que le apunte a mi mamá los Bon Bon Bum que ella en estos días se los paga.
* ¿Bon Bon Bum? Su mamá me tiene prohibido venderle dulces a usted, mijo.
– Don Roque, es que no son pa’mí, son la hija de una visita que hay en la casa.
* Siendo así, tome mijo y dígale a su mamá que ya me debe mucho en puras golosinas.
– Yo le digo, Don Roque. Gracias

- Má, que vea la papa, que como a usted le gusta.
* ¿Y ese Bon Bon Bum? No me diga que se lo compró con las devueltas.
– No, Má, me lo dio don Roque que por buena papa.
* ¡Ah, ese Roque es un amor, tan alcahueta.

Llegando al municipio de Sonsón, en el Oriente antioqueño, se respira el humor de la tierra mojada, de la tierra revolcada por las manos de los cultivadores de papa. Se respira cultivo de fríjol, de Hortencias y de otras bondades de la tierra. En los charcos que hacen las quebradas a su paso, los lavadores de papa aprovechan para lavar el tubérculo y mandarlos para la ciudad bien limpio.

Comentario de Luis Carlos Torres: “ummm, esto me huele a papa, a esa papa Capira, unica del oriente Antioqueño. Olor de la papa negra, del amanecer lavando papa. Gracias a Dios mi “papa” o mejor mi Papá me dio la oportunidad de compartir este oficio con el, nos levantabamos a las 4:00 de la mañana, tomabamos aguapanela y agale mijo. Obviamente poniamos algun Caset de Dario Gomez o algun otro mano a mano del despecho”.

Carmen de Viboral provoca

¿Provoca qué? / Como mínimo, provoca que se hayan incrementado los comentarios de mis lectores visitantes. Provoca comprar, provoca comprarse todas las variedades de vajillas, provoca tomar tintico donde Don Alberto, provoca el paseíto, provoca aspirar su aire, provoca hacer amigos.

Los comensales en la tienda de Don Alberto se intimidaron cuando saqué mi caja oscura para tomar las vistas, lo que me hizo apuntar hacia abajo, en las repisas rastreras que tanto me encantan de ciertos municipios. Son la bodega de botellas variopintas de cervezas y refrescos gaseosos, esa forma tan particular y estética de ordenar el inventario de líquidos. No es la mejor foto, pero ante ciertos comentarios, tuve que sacarla para no dejar que alguna espina entre en mis ojos, jejeje.

Así era el sol, bonachón él cuidando su tierra, mirando con sus llamas la tierra donde otras lenguas de fuego cocen el barro de la tierra, tornado por manos y pintado con curia manual. Así es como el sol entreverado reposa en el asfalto del parque de El Carmen de Viboral, donde tajadas de mango pintón se venden al mejor postor o al mejor antojo de las embarazadas.

El Carmen de Viboral, Oriente antioqueño. / ¿Ya conoces Salento en Quindío? / ¿Y San Pedro de los Milagros?

La vaca que tiene piercing – El Carmen de Viboral

Imagenes de El carmen de Viboral, tomadas por Julio Eduardo Gómez Pareja, asiduo visitante de este blog. Paisa radicado en Caracas, Venezuela.

* Oiga señorita, venga paracá
– Mmm, ¿qué?
* Qué, no. Señora, ehhh, ¡qué cosita pues!
– Mmm, diga pues…
* ¿Usté qué tiene en la boca?
– Nadaaa
* Abra esa boca a ver
– Nadaaa, ¿pa qué? Aaaaaaaaaaaaaa (boca abierta)
* ¿Qués esa pendejada que te pusiste en la boca?
– Un pirsin
* ¿Un qué?
– Un pirsin. Es como un arete en la boca
* ¡Ay Dios, dame paciencia, Cristo bendito, con esta niña. ¿Y a vos quién te dijo que uno se ponía los aretes en la boca Carmenza?
– Esa es la moda amá.
* ¿La moda? ¿No jodás? / Jairo, traeme las quimbas questa se ganó una pela
/ Están ahí debajo de la cama. Dejá esa pobre muchachita quieta. Yo le di la plata pa esa pendejada.

Vale la pena destacar el comentario de Cesar hernán Amaya G, quien hace un llamado de atención a la alcaldía de El Carmen de Viboral para trabajar con el sector turístico:

Muy buenas noches. Reconocimiento a los artesanos y empresarios del Carmen de Viboral.
Les cuento que no fue posible encontrar un lugar apropiado para alojarnos. Los que observamos son antihigiénicos, incomodos, oscuros e inseguros. Es apropiado que la alcaldia revise y exija una infraestructura que garantice un mayor crecimiento turístico de un municipio tan cerca y con tanto potencial para el desarrollo de la región. Muchas gracias

¿Quieres ver más fotos de El Carmen de Viboral?

Carmen de Viboral

Así es aquí, así es la cosa, no es sino sentarse en algún granero o tienda o parviadero para hacer amigos fácilmente. Y así nos pasó en El Carmen de Viboral en el Oriente antioqueño. Para bajar una bandeja de fríjoles verdes en la vereda Llanogrande. Nos acercamos mi esposa, María una amiga y yo a este bello municipio a buscar unas cuantas vistas, llámenla fotos pues, y a buscar un tintico pa bajar la reciente carga del almuerzo. Un local me pareció agradable y allí pedimos tres negritos -dos de azúcar para mí-.

Don Alberto es el anfitrión de esta tienda, más famosa aún por vender un chorizo casero conocido por residentes y forasteros. La disposición de la mesa mostrador en forma de U propició una breve charla entro los presentes, entre ellos Jorge quien me respondió: El trabajo enloquece y el ocio dignifica, cuando le pregunté en qué trabajaba.

Reímos, tomamos tinto, hablamos de blos (blogs), de región, de Aristóteles y de la cuenta que fueron novecientos.

Así somos por estos lados: ponemos conversa, hacemos amigos, nos reímos un rato, nos pasamos el plato, nos hacemos vecinos, nos creemos hermanos, quedamos en vernos, promesas estas que a veces nunca se cumplen, nos damos la mano, nos decimos hasta luego.

La tienda de Don Alberto no está en las fotos. Imágenes tomadas en El Carmen de Viboral.

¿Querés conocer Puerto Berrío?
¿Ya fuiste a Amagá?