Vengo ofreciéndoles unos dulcesitos

Anteriormente uno le decía a una chica: “estás toda gordita, lo más de linda”. Señores, jamás se les vaya a ocurrir decirle eso a una mujer en el contexto actual: ES PECADO. O es factible que algún calificativo soez sea arrojado a tu humanidad de manera mental y sin que te des cuenta.

Recibido el consejo, procedamos a hacer público que toda mujer mantiene haciéndose algo para verse bien y para adelgazar. ¡Nunca es suficiente! Así que si quieres quedar bien con alguna mujer, es sino que le digas: “¿Qué estás haciendo que estás toda delgadita?”. Oh mundo maravilloso, oh primavera eterna, oh cielos y Tierra, la mujer que escuche estas palabras quedará eclipsada, hechizada y comprometida con la última estrategia que esté intentando para adelgazar: “Como que me está sirviendo esa vaina que me dijeron que tomara”, dirá la fémina, alegre y generosa.

Por mi parte, como dicen en los buses, vengo ofreciéndoles estos dulcesitos que a continuación narro sin compromiso alguno: gelatina de pata, sacamuelas, bombón de coco, bocadillo con quesillo, panelita de coco, colombinas, maní salado, maní dulce, arroz soplado, cofio, arequipito y quesito dulce, jalea negra. Pasaré por sus puestos, espero que me reciban, si alguien me ha de colaborar, la vida se los ha de pagar. ¡Muchas gracias!

Cuatro antojitos para hoy viernes

Como algunos quedaron antojados con la mazamorra piláa, les voy a completar el antojo con algunos mecaticos para picar o acompañar:

Alitas rellenas. Disponibles en San Antonio de Pereira, Rionegro.

Empanadas fritas en leña. Se fritan en manteca, pero uno les dice que son de leña, pues éste es el combustible con que se fritan. Las de la imagen, las encuentra en San Antonio de Pereira, pero usted -que se encuentra en Colombia- las puede encontrar en iglesias y esquinas de barrio. No olvide pedir el encurtido o el pique, según el gusto.

Si lo salado no es de su antojo para hoy viernes, comprate, pues, una bolsita de algodón de azúcar. Un dulce que se hace con una cucharada de azúcar y anilina, pero que te la cobran como si fuera la libra. En la imagen: Urrao, Antioquia.

Y para quienes se antojaron el viernes pasado de una deliciosa mazamorra o de un claro refrescante, está el acompañante perfecto: unas panelitas de coco o un dulce de arequipe.

Ahí quedan, pues, estos cuatro antojitos. ¿Y los que vivimos por fuera qué? Pues, como siempre, autorizo a que descarguen la foto y la pongan como descansador de pantalla… qué más se puede hacer.

Gracias a mis lectores de fuera de Colombia, que cuando vienen me traen cositas, sobre todo, para mi colección de periódicos del mundo. Claudia Ávalos, espero prensa de China. Ángela, saludes, sé que me lees.