Próxima estación: San Javier

– Oíme Socorro ¿qué se hizo la niña?
* Se fue a montar en Metribiri
– ¿En qué? ¡habláme, pues, claro que noestoy pa pendejadas!
* Que se fue a montar en el Metro -¡qué geniecito el tuyo por Dios, conseguí marido querida!-
– ¿EN METRO? ¡vos es que sos boba, no ves que Yamile tiene cuatro años!
* En el de verdad no, el que empujan ahí en la cancha en la Estación San Javier
– ¿Y con permiso de quién?
* ¡Ay, no sias amargada por dios, dejá salir esa niña aunque sea un ratico, ole, ehh.
– Que arregle cocina primero
* ¡Ay no sias descarada, una culicagada de cuatro años la vas a poner en esas.
– Ya se quemó con la guapanela, ya que carajos ¡ahí va prendiendo!
* ¡Conchuda, descarada: pa jugar apenas tiene cuatro años, pero pa cocinar ahí siestá la niña! ¡Descarada!

Hermoso carrito para empujar en las cercanías a la Estación San Javier del Metro, Línea B. En la parte delantera tiene teléfonos para que quienes jueguen a ser pilotos, llamen a insultar aunque sea. Tiene también, sistema electrico -de mentiritas- en la parte superior. Las puertas abren de verdad -antes de entrar, deje salir primero-.

¿Cuál de los carritos para empujar te gusta más?

Y vos, ¿qué querías ser cuando grande? – Titiribí, Antioquia

La estampa de estos dos adultos, como remembrando, mirando por encima de las casas como si allí estuviera el pasado; esa mirada de día lento y cansancio de la nada, esa pose del que espera lo cotidiano y el mismo viento cada día, esas miradas, pues, me hacen preguntar a mis lectores:

¿Qué querías ser cuando fueras grande?

En el listado de siempre, prevalecen: bombero, policía, médico y maestro. ¿Qué otra cosita querías ser vos?

  • Múnera: Verdulero. Pa mantener ese fajo de billetes que tenían en el delantal blanco y sucio pa devolver.

Para la siguiente imagen, les recomiendo afinar la mirada al zapato del señor de la izquierda de camisa curuba, un zapato 3 tallas más grande. Y cómo no, los radios que cuelgan como morrales.

Imágenes tomadas por Juan Camilo Orrego Soto de 17 años de edad. Titiribí, Antioquia.

Nota del autor: Parque de Titiribí en una tarde de domingo soleada y tranquila. Los abuelos han venido de visita al pueblo con su mejor pinta dominguera y se sientan junto a la pileta después de misa de doce, otros -que la pasan ebrios días enteros- llevan la música a todas partes en versión portátil de las grabadoras de antaño.