Tesoro al final del arco iris

  • Hay piedras que trancan puertas
  • Hay trapitos que ajustan las máquinas de moler
  • Hay cojos que son saltimbanquis
  • Hay aves que no vuelan
  • Hay mendigos que no son pobres
  • Hay leprosos todavía
  • Hay venteros ambulantes con cuatro casas
  • Hay ricos que no son felices
  • Hay pobres con mucha plata
  • Hay niños que no llegarán a grandes
  • Hay mujeres que se dejan pegar del esposo
  • Hay gente que aún llama por teléfono público
  • Hay mesas cojas niveladas con cartoncitos
  • Hay partidos que quedan empatados
  • Hay libros que no son buenos
  • Hay mafiosos que compran cidís piratas
  • Hay plantas que crecen en las tejas
  • Hay lunes que son deliciosos
  • Hay coches de bebé que llevan dulces
  • Hay carritos por fuera del supermercado
  • CONTAME VOS, ¿QUÉ MÁS HAY?
  • Andrés dice: Hay unos se tiran en patineta hasta la autopista para después subir caminando en tremendo solazo

Hay de todo, de todo hay. Solo mirar por debajo, por encima, de soslayo y atisbando lento. No comer entero.

Carrito del hipermercado, como coche de ventas ambulantes con sombrilla. Parque de Bolívar.

San Alejo es sonrisa, color y sombra

Alberto alias Beto, Enrique, un japonés, doncella y Rosa María Valencia, llamada Caperucita Roja posan para mí, esperando ser adoptados por cualquier caminante, visitante de la feria artesanal de San Alejo en el Parque de Bolívar, previo estipendio de 5.000 pesos.

Cabe destacar, no sin antes pedir disculpas por la calidad de la luz en la foto, la prenda que viste Rosa María. Un vestido de corte rural destacado por un bolero y la impresión de flores en la tela. De manera conservadora luce aún la caperuza roja y la trenza montañera*. Se ve en ella el paso del tiempo reflejado en su crecimiento extenso, ya alta la niña, continúa con el estigma de su primer personaje infantil: Caperucita Roja.

Lanas y mieles adornan el puesto de esta artesana en la feria de artesanías San Alejo en el Parque de Bolívar de Medellín. Hostias no benditas para ser bautizadas por arequipe, solteritas para ser casadas con el dulce naranja, bufandas, bolsos y lanas.