En el campo, ¡todo sirve! – Pesebre en Támesis

Todo sirve en el campo: un garabato para secar la carne donde no hay nevera; un tronco de árbol para partir el hueso, un alambre para cualquier cosa, una tapa de gaseosa para que haga de arandela cuando ponen las tejas de plástico; una plancha vieja para trancar la puerta, una tabla para atajar los pollos y que no se entren en la cocina; una canasta de mimbre para echar carajadas que ya no se usan y colgarla al lado del garabato.

En el campo todo sirve: la olla rota es matera para sembrar flores, la máquina de moler que no se usa, se usa para guardar cualquier otra cosa y colgar el trapito de la cocina de la manivela; en la tasa quebrada se sembró un cogollo de cilantro, afuerda de la cocina reposa el palo con garfio natural que sirve para bajar las naranjas del palo… y así, muchas cosas, muchos usos.

Este que ven, es un pesebre con más de cincuenta años, lo sacan en Támesis en una droguería que queda detrás de la iglesia principal.