Hay piedras que trancan puertas

En entrevista telefónica con mi señora madre rescaté los siguientes datos al día dos de febrero de 2009:

  • Que la piedra con que ella tranca la puerta tiene 44 años.
  • Que la piedra con que mi abuela y mi madre machacan el patacón tiene 45 años.
  • Que la piedra de menor tamaño con que maceran aliños y ramas pa las aromáticas tiene 35 años.
  • Que los anteriores datos pueden tener un margen de error de 1 año.
  • Que la piedra “del patacón” ha servido también para partir el coco y la panela y en pocas ocasiones ha servido de martillo.

Pues sí, me imagino que ustedes nunca se han preguntado (ustedes los que tienen piedra) cuántos años tiene la piedra con que trancan la puerta. Claro que como muchos de ustedes son tan pinchaos que viven en apartamentos, no saben de los que les hablo.

La piedra de trancar la puerta y la piedra de la cocina han pasado inadvertidas por muchos de ustedes, aunque los han acompañado por años, allí, silenciosas, al servicio humilde de su casa.

Vale la pena hacerle un breve homenaje a las piedras que silenciosas, los han acompañados por decenios en puerta y cocina. Un homenaje que podría traducirse en pintarla como lo muestra la foto tomada en Barichara Santander.

Pero ahí va mi pregunta para ustedes: ¿Cuántos años tiene la piedra de su casa o de la casa de su señora madre o de la casita de su abuela?